Los escaparates y sus diseños

25 Sep 2017

Los escaparates son una parte muy importante de promociones en lugar de venta. Cuando alguien llega a un comercio es lo primero que ve, incluso antes de entrar. Y en muchos casos es lo que determina si se va a entrar o no en el establecimiento.

A todos nos ha pasado de ver, por ejemplo, una tienda de regalos y acercarnos para ir a comprar algo pero encontrarnos un escaparate mal expuesto, con las cosas desordenadas, incluso viejas o con el color comido por el sol. Normalmente, viendo eso lo habituales darse la vuelta y seguir buscando otro establecimiento.

Pero también puede pasar lo contrario. Vemos el escaparate y lo encontramos demasiado lujoso, ostentoso incluso, con cosas que parecen muy caras y de las cuales no hay precios que nos ayuden a saber si estamos ante un establecimiento que venda objetos que podamos permitirnos. Esto también puede hacer que prefiramos no entrar para no pasar el mal rato de ver que todo está muy lejos de nuestro alcance.

Características de los escaparates

Los escaparates bien expuestos deben de cumplir con varios preceptos muy importantes:

-Deben de ser atractivos. Si un escaparate no llama la atención, no es un escaparate válido. Pero evidentemente no es lo mismo tratar de llamar la atención de un niño que de una persona adulta, o de un joven amante de la ropa moderna y muy rompedora o de alguien de mediana edad con gustos conservadores.

Por tanto, el atractivo del escaparate tiene que estar enfocado al tipo de público al que van dirigidos sus productos. Esto también dará una imagen de qué se puede encontrar en el interior. Por ejemplo, una perfumería en cuyo escaparate se vean colonias y otros productos de marcas muy conocidas de precios económicos estará orientada a quienes busquen productos de higiene para todos los días, mientras que aquellas que tengan perfumes más exclusivos se sabrá que están orientadas para quienes busquen algo más especial.

Por supuesto, una tienda puede ofrecer un poco de todo, en el ejemplo de la perfumería una parte del escaparate puede estar dedicada a la alta perfumería y otro a los productos más económicos para todos los días.

-Deben de ser representativos de lo que hay en el interior. Hay expertos en el diseño de escaparates que quieren hacer cosas tan originales que al final acaban fracasando en su empeño. Por ejemplo, algunas firmas de mucho renombre han recurrido a escaparates muy minimalistas, con una o muy pocas prendas estrella y sin nada más. Pero la gente sabe muy bien qué se va a encontrar en el interior del comercio y los precios que se barajan en el establecimiento, por lo que no hay ningún problema con ello y puede cumplir con el objetivo de llamar la atención.

Pero si se hace eso en un comercio normal, seguramente eso hará que la gente que pase no se quede a mirar, ya que no le llamará la atención y además siga su camino porque no sabrá exactamente qué se va a encontrar en el interior de la tienda y preferirá ir a tiro fijo.

Los expositores para escaparate ayudan a que estos puedan tener una nutrida representación de qué se encontrará en el interior del mismo pero sin tener todo demasiado apretado, ya que podría acabar dando la imagen de un puesto de mercadillo en el que, al final, nada destaca y no se disfruta de lo que realmente hay.

-Deben de proporcionar información a los clientes. Es el caso que hablábamos de poner o no los precios en el escaparate. A no ser que se trate de productos de los que todo el mundo conoce los precios, como revistas, lo habitual es poner al menos parte de ellos. Así, el cliente podrá saber si el establecimiento tiene precios atractivos y se mueve dentro de los márgenes que se buscan.

Los precios pueden ser un gran reclamo, muchas veces los clientes entran a un establecimiento por una oferta en concreto que les parece muy atractiva y una vez dentro acaban adquiriendo otras cosas.

Los expositores con promociones y carteles en los que se indican ofertas y precios son muy adecuados para tener un lugar destacado en algunos escaparates, ya que son un buen reclamo para que la gente entre y conozca el lugar.

-Debe de variarse con frecuencia. Si un escaparate está siempre igual dejará de resultar atractivo y sorprendente ya que por delante del mismo pasarán todos los días algunas personas nuevas, pero también muchos viandantes que hacen cada día los mismos recorridos.

Además de los cambios debidos a las nuevas temporadas hay que realizar al menos un cambio entre medias para poder sorprender y que la gente vuelva a mirar de nuevo lo que se ha puesto al percibir que hay habido cambios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

El cartón en la fabricación de expositores

18 Sep 2017

Existen diferentes tipos de expositores para los comercios. Una de las principales divisiones que se llevan a cabo es entre los expositores permanentes, que son aquellos que forman parte del mobiliario de la tienda y los expositores realizados por las diferentes marcas para las promociones puntuales.

Los expositores permanentes están realizados en materiales destinados a durar, como la madera o el metacrilato. En algunos casos son comprados por los establecimientos o incluso realizados a medida. En otros casos, son regalados por las marcas, pero se trata de regalos especiales, generalmente unidos a un contrato en el que el comerciante se compromete a comprar sus productos durante un cierto tiempo o a utilizar esos expositores exclusivamente para los productos de su marca.

promociones

Los expositores para promociones puntuales no están pensados para durar mucho tiempo, sino que son expositores llamados comúnmente efímeros, pensados para durar el tiempo que se realiza la promoción y desaparecer más tarde. Por eso, estos expositores tienen que ser originales, llamativos y tener diferentes formas, pero también tienen que ser muy económicos.

Para conseguir un buen precio por un expositor entran en juego dos factores muy importantes:

-El precio de la empresa que los diseña. Una buena empresa, evidentemente tiene que tener unos precios por todo el proceso de diseño y fabricación de los expositores. Pero no hay que pensar que necesariamente aquella empresa que más cobra es la que va a ofrecer un mejor trabajo.

En PromociónPLV es posible realizar encargos a muy buen precio ya que siempre tratamos de ofrecer presupuestos altamente competitivos sin renunciar a la calidad de los acabados ni tampoco a la calidad de diseño que ofrecemos como profesionales con larga experiencia que somos en este sector.

-El precio de los materiales. El precio de los materiales también es muy importante en este tipo de expositores y por eso el cartón se ha convertido en uno de los materiales estrella en la fabricación de expositores para promociones puntuales.

El cartón ofrece todas las formas y colores imaginables

El cartón ofrece la posibilidad de realizar expositores en todos los colores imaginables ya que hay diferentes técnicas para poder estampar en él colores, imágenes y todo tipo de fotografías. No hay límite para poder decorar el cartón, ya sea de manera directa sobre el acabado natural o con algún tipo de recubrimiento.

Pero, además, se pueden realizar todo tipo de formas en este material que se puede recortar a la conveniencia de cada cliente. Tanto dándole una forma desde el principio como jugando con los troquelados de las cajas para convertir lo que a priori no es más que un embalaje en un original expositor para promociones.

El cartón encaja muy bien con todo tipo de productos, ya que al poder variar totalmente las presentaciones puede valer tanto para objetos de uso común como para expositores que promocionan caros regalos o productos de alta gama. Todo depende de cómo se realiza el expositor y qué aire se le quiera dar.

Estamos hablando además de un material que encaja muy bien con la filosofía actual de esta época en la que la ecología tiene una gran importancia. El cartón se puede reciclar y su coste de producción es bajo, por lo que cumple con todas las normas para considerarlo un producto amigable con la naturaleza aunque evidentemente dependerá de los acabados que se le den para poder afirmar que el resultado final es o no es totalmente ecológico.

expositor de carton

Combinar cartón con otros materiales

El cartón tiene la ventaja de que combina muy bien con cualquier material con el que se quiera trabajar. Un expositor de cartón puede tener partes en metal, por ejemplo perchas para colgar todo tipo de objetos, como gafas o cajitas que contengan diferentes objetos. Estos expositores tienen mucho uso porque son a la vez un lugar de almacenamiento. En ellos están los productos a la venta de modo que el cliente puede ir cogiendo los que quiera y siempre están a la vista, incluso cuando quedan pocos en una misma percha.

También combina muy bien con los diferentes plásticos, como los estantes de metacrilato que permiten poder exponer todo tipo de objetos que necesitan una base más firme que el cartón puro y duro. Así, se pueden realizar expositores mucho más consistentes y que además pueden llegar a durar más tiempo, algo que también es importante ya que la duración de las promociones no es siempre la misma y a veces se quiere que un mismo expositor pueda mantenerse en buen estado durante toda la temporada.

La combinación del cartón con estos materiales permite abaratar el coste de fabricación respecto a lo que costarían los mismos expositores, pero fabricados totalmente en metacrilato o en metal. Además, sería totalmente innecesario utilizar estos materiales más caros y resistentes ya que tal y como están realizados, son igualmente útiles y duraderos.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Conoce algo más sobre los expositores

11 Sep 2017

Los expositores forman parte de nuestra vida en todas partes. Como consumidores los encontramos en todos los establecimientos a los que acudimos, ya sea ofreciendo información o tratando de llamar la atención para vender algo.

Si además se tiene una empresa, los expositores forman parte de todas las campañas que se realizan ya que son uno de los comodines más básicos en cualquier tipo de promoción. Como diseñarlos, qué materiales usar o para qué productos usarlos serán algunas de las preguntas constantes que tendremos que contestar sobre ellos.

Sin embargo, no solemos pararnos a pensar demasiado sobre ellos y por eso queremos darlos a conocer un poco más a través de este artículo que esperamos que resulte, cuanto menos, curioso.

Los expositores y su uso

Los expositores existen desde siempre. Posiblemente, desde el momento en el que algún ancestro utilizó una piedra para colocar algo sobre ella para que otras personas pudieran verlo mejor.

Con el paso del tiempo, los expositores han evolucionado mucho tanto en lo que se refiere a la diversidad de materiales con los que se fabrican como en sus formas y en sus diseños. La aparición de nuevos materiales siempre ha influido en la fabricación de los expositores.

También los cambios en los lugares de venta. No es lo mismo diseñar un expositor para un puesto de mercado en la calle que para un centro comercial, aunque el objetivo siempre va a ser el mismo: lograr destacar el producto sobre todos los demás que se muestran para la venta.

En los primeros mercados se utilizaban cestas de diferentes tamaños para colocar las frutas y verduras y que los compradores pudieran ver todas las mercancías que se ofrecían de un solo vistazo. Es exactamente lo mismo que hoy en día se hace en cualquier verdulería o frutería de barrio en las que toda la mercancía se coloca de manera que pueda verse e incluso tocarse si hablamos de un autoservicio.

Estas cestas eran las mismas en las que se transportaba la mercancía tanto de casa para el mercado como a la inversa. Y eso es algo que sigue sucediendo actualmente con los expositores que sirven también como envase para el producto.

La evolución del comercio, junto con la de los materiales, son la razón de los diferentes tipos de expositores que encontramos hoy en día y que no han variado tanto, en esencia, con los que se podían encontrar hace un siglo.

Tipos de expositores

expositores

Hay muchos tipos de expositores diferentes, según se quieran clasificar. Esta es una de las muchas clasificaciones que podrían hacerse, una sencilla y básica.

-Expositores tótem. Son expositores de gran tamaño que buscan llamar la atención del consumidor porque saltan a la vista muy fácilmente. En algunos casos tienen los productos en su interior, en otros son un simple reclamo visual.

-Expositores de pie. Son expositores de gran tamaño también, con un soporte de pie, pero que en este caso suelen tener diferencias con los tótem porque se trata de expositores pensados para mostrar la mercancía aprovechando mejor los espacios. Es el caso de los expositores para gafas de sol o de aquellos utilizados para maquillaje.

– Expositores de sobremesa. Son los que se colocan sobre las estanterías de los comercios o sobre los mostradores. Son los más utilizados ya que tienen un tamaño más pequeño que permite colocarlos en cualquier parte. Muchas veces, estos expositores se usan también para transportar la mercancía y, tras cortarlos por las líneas troqueladas, se convierten en el expositor que se coloca en el estante del establecimiento facilitando así en gran medida la reposición.

-Displays. Se trata de los expositores más pequeños cuya función suele ser la de ofrecer folletos informativos. Suelen colocarse en los mostradores en los puntos de información para que el cliente pueda tomarlos y ver qué ofertas hay o qué información quieren facilitar.

Los materiales

Los materiales con los que se realizan los expositores pueden ser muy variables y en su elección entran varios factores:

-El tipo de producto. No es lo mismo exponer un producto que pesa o que tiene unas características muy concretas que otro ligero y que se vende rápido.

-El tipo de expositor. Estamos acostumbrados a los expositores desechables, pero no todos lo son. Muchos están planeados para durar mucho tiempo, siendo incluso parte del mobiliario de la tienda. Pero, sin llegar a tanto, pueden reponerse los productos en estos expositores durante campañas muy largas.

-El factor económico. También es muy importante, ya que si se buscan expositores muy baratos entonces hay que recurrir a los cartones, pero si se quiere invertir más para conseguir un determinado objetivo hay más opciones en el mercado.

-La ecología. Es un punto que tiene mucha importancia en los últimos años. Se trata de elegir materiales ecológicos que sean reciclables y poco contaminantes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Promoción en el lugar de venta

04 Sep 2017

La promoción en el lugar de venta se conoce también por sus iniciales PLV o como PPV para quienes prefieren denominarla promoción en punto de venta. Las palabras son lo de menos, lo cierto es que dan una idea bastante aproximada de lo que es algo muy importante dentro del campo de la publicidad y la venta de productos.

La promoción en el lugar de venta se define como el conjunto de acciones promocionales que se llevan a cabo en el interior de un establecimiento. Esto marca una diferencia con otro tipo de acciones promocionales que tienen lugar en el exterior del mismo, como la publicidad en carteles, televisiones o folletos.

Este tipo de publicidad implica varios puntos importantes, como son los expositores que se sitúan en la tienda, los escaparates de la misma, vales de regalo para comprar en un establecimiento o, incluso, las promociones con personal especializado que se encarga de hablar directamente con los clientes invitándoles a probar el producto o realizando demostraciones sobre cómo utilizarlo.

¿Qué objetivos debe de tener la promoción en el lugar de venta?

Son varios los objetivos de la promoción en el lugar de venta y vamos a ver cuáles son los dos más importantes de todos.

  • Aumentar las ventas: Evidentemente, todos los que realizan una promoción tienen como finalidad aumentar las ventas. ¿Quién no quiere que sus productos se vendan por encima de los de la competencia? Por eso, se organizan campañas cuando el número de ventas decae o en momentos en los que se sabe que la gente compra un tipo de productos concreto, tratando de hacerlos destacar sobre los que venden otras marcas.
  • Dar a conocer un producto: Cuando se tiene un nuevo producto a la venta, lógicamente se quiere vender. Pero para lograr ventas es necesario que antes el público lo conozca. Por eso, hay promociones que están más orientadas a presentar el producto que a venderlo propiamente dicho. Un ejemplo son las promociones en las que el producto se regala, ya sea de una manera directa, con una devolución del importe si se envía el ticket de compra o incluyéndolo en un pack con otro producto de la marca sin incrementar el precio de este.
  • Hacer que se hable sobre el producto: Ya sabemos eso que se dice de que es importante que se hable de uno, aunque sea bien. En el mundo de la publicidad esta máxima se tiene muy en cuenta porque es importante que el potencial cliente no olvide un producto y no pase desapercibido. Por eso, algunas campañas tienen como misión levantar una ligera polémica para que se hable del producto. Una polémica que siempre tiene que estar muy controlada para que no acabe siendo un problema.

Diferentes técnicas de promoción en el lugar de venta

Hemos dicho que la promoción en el lugar de ventas incluye diferentes acciones promocionales, pero también diferentes tipos de estrategias. Estas son algunas de las más utilizadas por las marcas con más éxito.

  • Técnicas que permiten la interactuación del cliente con el producto: La mejor manera de ilustrar esto es hablando de los expositores de maquillaje. Estos permiten que el cliente pruebe los productos, los toque y vea como quedan realmente sin que sean molestados, pudiendo interactuar y elegir lo que más les guste.

expositores de pie

  • Colocación estratégica de los productos: Hay estudios publicitarios que afirman que determinados estantes de los supermercados son los mejores para vender productos concretos. Conseguir esos estantes es importante para muchas marcas.
  • Sorprender a los clientes con alguna técnica novedosa: Aunque en España no es muy normal que esto pase, en otros países es frecuente que alguien disfrazado de la mascota de la marca ofrezca el producto. Esto es algo que llama la atención de la gente, especialmente de los niños, pero también de los adultos.

Herramientas para la promoción en el lugar de venta

Aunque son muchas las herramientas para la promoción en el lugar de ventas, hemos elegido los cinco que nos han parecido más importantes.

  • Expositores: El método más importante de promoción en el lugar de venta. Es un clásico que siempre estará de moda porque es económico y altamente efectivo.
  • Pantallas publicitarias: Cada vez son más utilizadas. Se trata de instalar pantallas de televisión en las que se puede anunciar el producto o se pueda ver cómo se utiliza.
  • Vales de descuento: Se trata de vales que se pueden regalar en revistas o con otros productos y que ofrecen un descuento al comprar el producto concreto que interesa vender. Esto hace que cuando el cliente vaya al establecimiento elija dicho producto antes que la competencia para poder beneficiarse del descuento.
  • Personal especializado en ventas: Se trata del personal que realiza las promociones dentro de los establecimientos, ofreciendo al cliente regalos o la posibilidad de probar el producto o resolver cualquier duda sobre su utilización.
  • El propio personal de la tienda: Una buena manera de vender algo es que los empleados del establecimiento lo ofrezcan a los clientes cuando hacen las compras.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Los expositores se renuevan en septiembre

28 Ago 2017

Comienza el curso, se regresa a la vida normal y hay toda una serie de cambios. El tiempo cambia, quizás se cambia de casa o se regresa del pueblo o la playa a la ciudad. Incluso es posible que se comiencen nuevas costumbres porque los hijos comienzan diferentes etapas de los estudios.

Todo esto se refleja también en las campañas publicitarias y, como no, en los expositores que se utilizan para llevarlas a cabo. Veamos que dicen los publicistas sobre septiembre y la manera de hacer campañas en la vuelta al cole y al trabajo.

expositores

La vuelta a la monotonía no tiene que ser mala

Regresar a la vida normal tras el periodo de vacaciones es duro para algunas personas. Algunas incluso sufren una pequeña depresión al regresar a casa y saber que les quedan once meses por delante antes de poder volver a disfrutar del verano.

Por eso, es importante que las campañas publicitarias sobre el comienzo del curso y la vuelta a la normalidad sean optimistas y transmitan lo bueno que tiene comenzar de nuevo con la rutina. Deben de invitar a pensar en todo lo positivo que puede tener el nuevo año laboral y todas las oportunidades que se presentan ante nosotros.

También se puede hacer referencia a la normalidad, a la vuelta a las rutinas y a la buena distribución del tiempo si lo que se pretende es vender algo relacionado con la disciplina, como un curso o una colección.

Por eso, los expositores que de por sí suelen ser siempre optimistas, ahora deben de serlo de una manera especial, para combatir ese sentimiento que suele atrapar a la gente durante el inicio de septiembre.

Combate la depresión otoñal con buen humor

Una de las mejores maneras de combatir esta pequeña depresión otoñal es, precisamente, con buenas dosis de humor. Por eso, los expositores con cierto toque de broma y que hagan un pequeño guiño divertido son muy adecuados para este momento del año.

El humor es una de las mejores maneras de transmitir positividad y por eso cala muy bien en un momento en el que se necesita no perder la sonrisa. Al final, sabemos que no todo es tan malo y que el año tiene muchas cosas buenas, pero es necesario que la publicidad lo recuerde.

El humor conecta especialmente bien con los niños, especiales receptores de las campañas de septiembre y de la vuelta al cole. Los expositores que están orientados a los productos en los que los niños tendrán algo que decir pueden recurrir al humor para ganárselos.

No hay que olvidar que, aunque los padres tengan la última palabra, los niños suelen tener mucho que decir en lo que se refiere al material escolar, sobre todo mochilas y papelería. Es el momento en el que más productos de este tipo se venden y hay que ponerse las pilas.

Campañas muy positivas que ponga énfasis en nuevos proyectos

Los expositores también pueden hacer referencia a nuevos proyectos. Una manera de ilusionarse es renovando cosas en casa, por eso todos los productos relacionados con el tema pueden dar ese enfoque en sus expositores: pintura para las paredes, objetos de decoración, ropa de cama o incluso para empresas de reformas.

También hay proyectos más personales, por eso septiembre vuelve a ser un buen mes para las campañas para perder peso, ya que tras las vacaciones seguramente se ha recuperado el peso perdido en la operación bikini.

Septiembre es el mes que, junto con enero, presenta más matrículas en los gimnasios y por eso también es un buen momento para las campañas en este tipo de negocios. Se trata de incentivar a la gente a tomar nuevos hábitos aprovechando la vuelta a la normalidad.

Estos nuevos hábitos también se reflejan en la alimentación, por eso los productos que hacen referencia a cuidarse, no solo a adelgazar, triunfan. Incluso los libros dedicados a estos temas. Por supuesto, también las campañas de cremas y productos para el cuidado, otro hábito en el que se puede trabajar con la llegada del nuevo curso.

Nuevos expositores para renovar la imagen de la empresa o del producto

Y si los clientes pueden adquirir nuevos hábitos con la llegada del nuevo curso también lo pueden hacer los fabricantes. Por eso, septiembre es un buen momento para cambiar la imagen de empresa o de un producto.

Presentar nuevos envases o variedades de un producto puede ser recibido de una manera más positiva en septiembre. Si el potencial cliente quiere realizar cambios en su vida se identificará bien con aquellas marcas que también quieren comenzar una nueva etapa o verse ligeramente distintas.

Los expositores son claves a la hora de realizar este tipo de presentaciones, ya que no es lo mismo ver algo en televisión que verlo en la mano y poder tocarlo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Prepárate para las ferias de la próxima temporada

21 Ago 2017

Si tu empresa es de las que visitan muchas ferias a lo largo del año seguro que tendrás más de una antes de que acabe este 2017. Por eso, antes de irte de vacaciones es bueno que dejes planificado el trabajo que te espera al volver.

Las ferias necesitan de mucho trabajo y no todo se puede adelantar, pero todo lo que se refiere a la fabricación de los expositores y de los stands sí, por eso es un terreno que puedes dejar listo y que te aliviará mucho la cantidad de trabajo que tendrás al volver.

Puedes confiar en nosotros para realizar este tipo de planificaciones ya que podemos encargarnos de los diseños y fabricación de cualquier tipo de expositor y display, tanto de cartón como de otros materiales.

ferias

Deja el trabajo planificado antes de tomarte unos días libres

No hay nada mejor que salir de vacaciones con el trabajo hecho y por eso, recomendamos dejar planificadas las ferias que se van a realizar en lo que queda de año, al menos en lo que sea posible.

En muchas de ellas ya estarán cerradas las fechas y al volver de vacaciones podría ser que el tiempo fuera demasiado justo. Por eso, comienza por realizar un planning de cuáles son las ferias a las que hay que ir, cerrar todo lo necesario para reservar el lugar y comenzar a elaborar el listado de qué es lo que va a hacer falta.

No hace falta tener ahora en el almacén el material que necesitas para octubre, pero si ya sabes qué necesitas y lo tienes encargado no habrá problemas de última hora y podrás centrarte en otros trabajos.

Así, te evitarás mucho estrés, pero sobre todo te vas a evitar estar pensando durante tus vacaciones en cosas relacionadas con el trabajo, algo que pasa con demasiada frecuencia y no es nada positivo.

Mejor dejarlo todo hecho, desconectar y volver con las pilas realmente cargadas tal y como es necesario para todo el mundo.

Encarga tus diseños de expositores para ferias

Puedes dejar encargados tus diseños de expositores para las próximas ferias. No es necesario hacerlos ya, pero si se puede concretar qué es lo que se está buscando y para qué fecha se quiere. Si el diseño ya está hecho solo habrá que hacer el encargo.

Pero si el diseño no está listo, encargarlo con tiempo y explicando con calma qué es lo que se quiere dará tiempo para trabajar en el mismo de forma tranquila, sin prisas y consiguiendo mejores resultados.

expositores de cartón

Es importante señalar tres puntos clave para los expositores:

– ¿Qué imagen se desea? Si ya se tiene una imagen para la campaña se puede proporcionar para usarla en los expositores, algo que será muy importante para su diseño ya que habrá que darle visibilidad al slogan y a las imágenes elegidas.

– ¿Qué fin se les va a dar? Algo muy importante, ya que dependiendo para qué se utilicen así será su diseño. Por supuesto, también se elegirán los materiales en función de esto. Los expositores para ferias pueden ir tanto en el mostrador como ser expositores de pie para que la gente pueda ver las cosas y tocarlas.

_ ¿Con qué presupuesto se cuenta? Esto también es importante porque ayudará a elegir los materiales que mejor se adapten al producto, pero también al presupuesto con el que se trabaja evitando realizar diseños muy buenos pero inviables económicamente para la empresa.

 

Encarga tus displays para ferias y planifica su distribución

Los displayas para ferias también son importantes y sobre todo, aquellos que la promocionan. Además de los que realiza la feria por sí misma también se pueden realizar algunos displays para promocionar el stand propio.

Estos pueden dejarse distribuidos en lugares a los que pueda acudir público potencial. De esta manera, sabrán que se va a celebrar la feria y que la empresa estará allí y va a presentar un producto o realizar alguna promoción.

Deja todo bien distribuido para que al volver de vacaciones ya se haya comenzado a dar a conocer el stand de las ferias que se van a celebrar próximamente. Puedes colaborar con otras empresas participantes que no sean competencia directa para ayudarnos y promocionaros mutuamente.

Disfruta de tus vacaciones

Ahora ya tienes todo listo y ha llegado el momento de disfrutar de tus vacaciones. Te las has ganado y no tienes que pensar en el trabajo hasta la vuelta. Cuando llegues, tendremos listo todo lo que nos has encargado si has decidido confiar en nosotros.

Ya sean expositores para ferias, displays publicitarios o solo los diseños, nos esforzaremos para que puedas descansar con la tranquilidad de saber que al volver tendrás un trabajo profesional y que no te va a defraudar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Campañas con expositores para el verano

14 Ago 2017

Las campañas de verano tienen, en general, algunas características propias que las diferencia de aquellas que se realizan en otros momentos. Los expositores para el verano son también diferentes.

Decimos en general porque siempre hay productos que, por sus características, no tienen estacionalidad y no suelen cambiar sus campañas, pero aquellos que saben que sus ventas pueden subir en verano, aprovechan al máximo esta estación para poder vender el grueso de su producción.

Esto teniendo en cuenta que las costumbres de los consumidores han cambiado y que productos como los helados que antes se vendían tan solo en invierno, ahora se consumen durante todo el año. En cualquier caso, es cuando aprieta el calor cuándo hacen sus principales ventas.

Características de los expositores para el verano

Estas son algunas de las características propias de los expositores con más éxito en las campañas que se realizan en verano. Solo hay que echar un vistazo a las estanterías para darse cuenta de que son los expositores con alguno de estos motivos los que más atraen la atención y los que más gusta ver en supermercados, grandes superficies y también en las tiendas de barrio.

-Imágenes muy frescas. El verano es sinónimo de frescura, de diversión y de agua cuando se está en la playa. Y ahí exactamente desearía estar todo el mundo cuando le toca estar en la ciudad y todavía no ha podido disfrutar de sus días libres. Por eso, las imágenes que conmemoran el frescor en momentos en los que el calor aprieta resultan muy atractivas.

Úsalas en los expositores de verano y tendrán un gran éxito porque tocan ese punto del deseo tan importante en cualquier publicidad.

expositores para el verano

-Colores más vivos. El verano es sinónimo de luz y por eso los expositores de verano deben de ser alegres, con colores vivos y con mucha claridad. Ya hay muchos meses al año para que los días sean cortos. La única excepción está en los productos o campañas orientadas a las noches de verano y a sus fiestas.

Pero, en cualquier caso, el color estará presente en las luces, las decoraciones y todo lo que tiene que ver con las fiestas populares y las verbenas que tanto gustan en todos los rincones de nuestro país.

-Mar y sol están presentes. El mar, el sol y muchos otros conceptos unidos al verano y a las vacaciones deben de figurar en los expositores de verano. En esta época del año ocurre algo muy parecido a lo que sucede en Navidad, no importa cuántas campañas similares pueden hacerse, siempre se quieren más. La gente no se cansa de ver el agua salpicada como un sinónimo de frescura o el sol simbolizando el relax.

Son muchos meses esperando las vacaciones y el verano y, por tanto, cuando por fin llega no se cansan de disfrutarlo y conmemorarlo. Los expositores veraniegos son siempre un éxito y gustan a la gente, por lo que son una parte importante de la campaña.

-Campañas muy desenfadadas. Las campañas veraniegas deben de ser mucho más desenfadadas que las que se realizan el resto del año. La gente quiere divertirse, estar a gusto y tener algo de relax. Por eso, las bromas o las campañas divertidas son muy bien recibidas.

Incluso los productos más serios pueden mostrar su cara más informal durante este momento de año para presentarse como algo divertido de cara a sus clientes, siempre respetando al máximo la imagen de la marca y del producto y sin salirse de los límites lógicos.

campañas con expositores

-Invitar a la aventura. El verano es tiempo de aventura y la gente es mucho más propensa a probar cosas nuevas o a comprar productos que no adquiere habitualmente porque sus hábitos cambian durante esta época del año. Por eso, expositores que reten al consumidor a “atreverse a probarlo” y slogans similares suelen funcionar mucho mejor que en otras épocas del año.

Si además el producto se asocia al ocio, a la diversión y a los amigos, será mucho mejor recibido que en otros momentos. El expositor debe de invitar a este tipo de cosas para que la persona se muestre más propensa a probarlo realmente.

-Regalos promocionales muy veraniegos. En esta época del año se llevan especialmente los regalos muy veraniegos y que están orientados a los niños. Incluso si los productos son para los padres. En esta época en la que los pequeños de la casa están siempre alrededor, este tipo de regalos, que son muy baratos, tienen un gran éxito: flotadores, pistolas de agua, pelotas hinchables, toallas…

Por supuesto, los regalos para adultos relacionados con el ocio y el buen tiempo también tienen mucho éxito. En el expositor tiene que poder verse el regalo y, a ser posible, que sea algo inmediato. Es decir, producto y regalo están en un solo paquete o se cogen juntos, sin tener que mandar nada ni canjear ningún vale.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Expositores para exterior

07 Ago 2017

En verano hay que tener en cuenta la realización de expositores para exterior, que son bastante más utilizados que en invierno. El buen tiempo garantiza poder tenerlos fuera sin que ocurran accidentes y haya que ir corriendo a retirarlos.

Generalmente, estos expositores para exterior suelen ser expositores de pie, que se aguanten sobre una buena base que no caiga con facilidad y que se puedan situar en la puerta del establecimiento para que los clientes vean el producto. Normalmente, no son expositores en los que se pueda recoger el producto, solo el lugar en el que este se promociona.

Evidentemente, esto se hace en aquellos establecimientos que pueden tener una zona fuera privada en la que poner los expositores, como tiendas con aparcamiento delante o gasolineras.

expositores para exterior

Expositores para exterior con catálogo

Los expositores para exterior con catálogo son, probablemente, los más adecuados para la mayoría de las tiendas. Se trata de expositores en los que el cliente puede ojear las ofertas de la tienda, por poner un ejemplo, o lo que una marca en concreto ofrece en el interior.

Esto permite que el cliente pueda escoger de antemano qué cosas quiere ver con más detenimiento y se sienta más inclinado a buscarlas. Esto tiene una ventaja clara para el establecimiento y es que el comprador no estará largo rato deambulando sin saber bien que comprar. Para la marca, tendrá la ventaja de que podrá convencer de antemano a los clientes para que compren sus productos, anticipándose a los expositores de otras marcas.

expositores de pie

Para el cliente también es cómodo poder ver catálogos y precios en el exterior y acudir a comprar con ideas fijas. En cierto modo, les recuerda a seleccionar productos por Internet ya que no tienen que andar todos los pasillos o comparar precios en el interior, pudiendo realizar la compra mucho más rápido.

Se recomienda que el expositor para exterior se refuerce con otro expositor en el interior que recuerde la oferta, para que una vez dentro el cliente no se disperse ante otros estímulos y se olvide de su primera intención.

Expositores para exterior con muestras

Algunos expositores para exterior tienen muestras del producto que el cliente puede probar. Perfumes, gafas de sol o productos de maquillaje son algunos de los expositores con muestras que se pueden dejar en el exterior para que quien pase, los pruebe.

En cualquier caso hay que tener cuidado de que ni el expositor ni el producto se alteren. Por ejemplo, si están al sol, los expositores para exterior pueden acabar perdiendo el color o los maquillajes estropeándose. Esto no debe de ocurrir ya que la imagen que darán será negativa y perjudicial para la campaña en lugar de beneficiosa.

promoción en punto de venta

Por eso, si se crean expositores para exterior deben de ser resistentes al sol y solo con productos que no se vayan a deteriorar si les da el calor durante bastante rato. De lo contrario, la imagen que ofrezca un expositor sin color o la de unas barras de labios derretidas, será cualquier cosa menos una invitación a comprar.

Los expositores de cartón plastificado y reforzado pueden ser perfectos para el exterior, pero se suelen recomendar combinarlos con metacrilato para que de este modo sean mucho más resistentes.

Si se realizan exclusivamente en cartón es bueno que cada cierto tiempo se cambie el expositor por uno en perfectas condiciones para que la imagen sea siempre impecable.

Expositores para exterior cerrados

Son expositores para exterior que funcionan como vitrinas, permitiendo que se pueda ver el producto pero sin dejar que el consumidor pueda cogerlo. En algunos casos, incluso se permite que el cliente pruebe el objeto, como en el caso de las gafas de sol con sistemas de antirrobo, pero no puede llevárselo del expositor.

Cuando se desea comprar algo, el cliente debe de ir al interior de la tienda y solicitar lo que quiere para que sea el dependiente el que se lo despache. Esto es un poco más incómodo que poder cogerlo e ir a caja a pagar, pero también es más seguro ya que al estar en el exterior de la tienda los sistemas de alarma de la puerta no podrá detectar si alguien se lleva algo sin pagar.

Solo en el caso de objetos de poco valor como tarjetas postales hay costumbre de permitir que el cliente pueda cogerlas en el exterior del local y entrar luego a pagarlas, ya que se supone que ante algo de tan poco valor nadie se irá sin pagar. Y en caso de que lo haga, tampoco supondrán graves pérdidas.

En algunos establecimientos que, por su condición tienen una gran área exterior que quiere ser aprovechada, hay un dependiente ocupándose de la misma o un sistema de seguridad por cámara para disuadir a los clientes de llevarse las cosas sin pasar a abonar el precio.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Expositores que fracasan, ¿qué es lo que ha fallado?

24 Jul 2017

¿Qué es lo que falla cuando algo va mal en una campaña publicitaria? Normalmente es la campaña en sí misma que está mal orientada, pero otras veces puede ser que los expositores no sean adecuados. Todos conocemos campañas fallidas que han sido un fracaso muy grande por no tener en cuenta las características del consumidor de dicho producto.

Por ejemplo, en España el consumidor de zumos y de refrescos suele ser muy tradicional, por eso es raro encontrar un refresco más allá de la naranja, el limón o la soda. Pero en EEUU los consumidores adoran los zumos con combinaciones muy atrevidas y los refrescos de todo tipo de sabores y frutas.

Saber este tipo de detalles es básico para una campaña publicitaria y saber qué atrae la mirada del consumidor también lo es para poder diseñar atractivos expositores que inciten a la compra.

Cuando la culpa no es exclusivamente de los expositores

-Expositores ofensivos. Aquí podemos encontrarnos con diferentes ejemplos de campañas, que en estos casos se llevaron a cabo en USA y que resultaron tan ofensivas para el comprador potencial del producto que finalmente llevaron al fracaso la campaña publicitaria.

Un ejemplo fue el de una marca de pañales que, en su campaña, hacía burla de la incapacidad de los padres para colocar correctamente el pañal de su bebé. Una burla que también se podía ver en los expositores y que, lejos de ser tomada con humor, llevó a que decidieran no comprar un producto que los trataba con tan poco respeto.

expositores

Otro ejemplo son los carteles y expositores publicitarios que tienen un claro contenido sexista, como el que se puede ver en la foto que además se consideró de muy mal gusto por la connotaciones que podía tener. La consecuencia fue que las mujeres optaron por no comprar un producto del cual eran las principales clientes.

-Mal estudio del cliente potencial de producto. Esto sucede cuando se realiza un estudio en el que trata de conocerse quién será el comprador potencial de un producto pero se comete un error en la deducción. Se cree que será un tipo de cliente el que podría sentirse más atraído por lo que se ofrece y se realiza una publicidad orientada hacia ellos, pero los expositores no tienen éxito porque ese público al que se dirige no tiene interés en el producto.

El público objetivo es muy importante, ya que el tipo de publicidad que se realice dependerá mucho de hacia quién va dirigida. Intentar vender a un público joven y moderno algo que realmente es conservador no tendrá éxito, ya que el expositor no gustará a quienes podrían apreciar el producto y el producto no es del interés de quién puede interesarse en el expositor publicitario.

Cuando la culpa es de los expositores

Hay veces en las que la culpa sí que recae específicamente sobre los expositores. Hablamos de problemas de diseño o de materiales mal escogidos que pueden hacer que no funcionen en las tiendas o que, directamente, se opte por no utilizarlos.

Estos son algunos ejemplos de cuándo la culpa de una mala campaña publicitaria es del expositor y de sus creadores:

-Expositores incómodos para ser colocados. Un expositor puede tener todas las características necesarias para tener éxito pero si finalmente su forma es incómoda, no encaja bien en las estanterías del supermercado o favorece que las cosas se puedan caer, al final lo que ocurre es que no se pondrá. Y si no se pone, lógicamente no es útil.

Hay que cuidar mucho estos detalles, los expositores pensados para poner en los supermercados deben de ser cómodos y deben de favorecer que puedan colocarse de una manera sencilla. Al comerciante hay que ponérselo fácil y al consumidor, a la hora de coger el producto, también. Este es un ejemplo de un expositor bien pensado

expositores

 

-Expositores demasiado discretos. Un expositor que pretende ser muy elegante y opta por tonos discretos puede ser bonito visto de forma individual, pero ¿destacará de algún modo en el medio de decenas de expositores en un supermercado? Si no lo hace la gente no lo verá y si no lo ve no se acercará, con lo que las ventas no tendrán éxito.

Hay que quitarse los complejos a la hora de diseñar expositores y dejar que sean imaginativos, siempre dentro de las líneas de actuación de la empresa y cuidando y respetando la imagen del producto. Este es un buen ejemplo

cómo promocionar un display de cartón

-Expositores que llevan a equívocos. ¿Te ha pasado alguna vez de ver unos dibujos o una imagen en un expositor, acercarte esperando encontrar un producto determinado y en su lugar ver algo muy diferente? Si te ha ocurrido sabes que lo habitual es dar la vuelta y seguir el camino sin darle una segunda oportunidad al producto.

La imagen del expositor tiene que corresponderse con el producto, sin causar equívocos ni llevar al consumidor a esperar algo que no van a encontrar porque es muy difícil que alguien que en ese momento se siente defraudado compre algo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Expositores para helados, una manera diferente de jugar con la imagen

17 Jul 2017

Los helados han dejado de ser un producto exclusivo para el verano, ahora se consumen durante todo el año y es habitual encontrar establecimientos dedicados exclusivamente a servir este tipo de productos. Por eso, encontramos una variedad de sabores mucho más amplia. Cada temporada nos sorprenden con algo nuevo y distinto.

También encontramos diferencias entre los helados para niños y los helados para adultos. Mientras que los de niños suelen ser más azucarados y coloridos los adultos cuidan mucho más lo que consumen y no piensan tanto en cuánto pagan por el helado, sino en que este sea de calidad y les satisfaga.

Los expositores para helados tienen algunas características propias, diferentes de las del resto de expositores, adaptadas al tipo de producto que representa y también en función de qué tipo de helado se quiera promocionar y el público al que va dirigido.

Cajas para las galletas 

Una buena manera de promocionar los helados al corte en los supermercados es utilizando las galletas que se usan para comerlos. Dado que encima de las neveras de los helados no suelen permitirse publicidades, porque acabarían molestando a las personas que quieren comprar, una manera de conseguir hacerse publicidad es con galletas que sean propias.

En el expositor de cartón de las galletas de corte puede aparecer un dibujo de la barra de helado, de modo que se establezca una asociación visual. Al coger las galletas la gente va a ver ese helado en concreto aumentando así las posibilidades de que sea ese el que busquen en el interior de las neveras.

Expositores de cartón para toppings

Una de las maneras de destacar que en un local se venden helados es mediante los expositores para toppings. Si el rincón en el que se venden los helados queda demasiado discreto, un gran expositor de cartón en el que figuran todos los toppings disponibles llamará la atención incluso más que uno en el que se ven los helados ya que es mucho menos esperado y por tanto, más llamativo.

Los toppings comienzan a ser ya muy frecuentes en muchas tiendas de helados pero no lo son tanto en otros establecimientos en los además de helados se venden otras cosas y ahí puede radicar la originalidad.

Expositores para helados de pie para promociones

Los expositores de pie para promociones son básicos en las heladerías. Muchas de las franquicias de helados que existen actualmente son tan pequeñas que pueden pasar fácilmente desapercibidas. Gracias a los expositores de pie existe un reclamo que queda justo a la altura de los ojos del cliente y que invita a pasar para disfrutar de alguno de los sabores que se ofrecen. Tienen además la ventaja que que la gente ya elige fuera qué es lo que quieren tomar, agilizando así la cola.

Estos expositores de pie se usan también en los supermercados para llamar la atención sobre determinados helados. Se sitúan al lado de las neveras para invitar a los clientes a consumir una determinada marca que tiene una promoción especial.

Expositores de mesa muy divertidos

Los expositores de mesa para tiendas inspirados en los helados pueden ser muy divertidos e ir más allá de promocionar un precio. Si acaba de salir un helado la gente tiene que poder verlo para que le despierte el deseo de consumirlo. Una buena manera de conseguirlo es un expositor de mesa con la forma del helado y con su imagen. Esto llamará poderosamente la atención de cualquier consumidor y lógicamente hará que a muchos les apetezca probarlo.

Los expositores para helados de cartón de toda la vida

expositores para helados

Desde siempre han funcionado los expositores de cartón básicos, un rectángulo en el que figuran las fotos de todos los helados y sus precios. Estos expositores siguen siendo muy exitosos porque permiten no solo que el cliente vea los helados y escoja antes de abrir la nevera, también facilita al comerciante mostrar qué productos tiene disponibles y cuáles no.

Expositores para helados orientados a los niños

Los expositores orientados a los niños suelen tener mucho colorido, en ellos se ve el helado, generalmente de gran tamaño y con colores divertidos. Se resalta sobre todo si ese helado tiene algún plus, como la forma de sus personajes favoritos o algún regalo, normalmente relacionado con dibujos animados de moda.

Expositores para helados orientados a los adultos

En el caso de los expositores para adultos se suelen resaltar otros valores del helado, como la calidad de sus ingredientes, las diferentes variedades de vainilla o de chocolate con las que está realizado y si coincide que existe un helado que no tiene azúcar o que tiene menos calorías.

El hecho de que sean naturales, de que estén realizados con leche fresca o que haya variedades sin lactosa o sin gluten también se resalta mucho en los expositores de helados orientados a los adultos.

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest