¿Cómo asegurarse el éxito en una campaña navideña?

13 Nov 2017

Aunque ya no quede mucho tiempo, aun estás a tiempo para realizar una campaña navideña si no es de gran envergadura. No obstante, queremos darte las claves para que tus próximas campañas sean todo un éxito y por eso queremos explicarte cómo debes de plantearte estas campañas mediante un método muy utilizado en marketing, el de las preguntas y las respuestas.

Las preguntas que te debes de hacer de cara a una campaña navideña

Estas son las preguntas más importantes que debes de hacerte ante cualquier campaña, incluida la campaña navideña.

¿A qué público quieres llegar?

Conocer cuál es el cliente potencial para tu producto es muy importante. Muchas empresas desconocen por completo el prototipo de cliente que compra sus productos y por tanto, no sabe cómo orientar las campañas de ventas.

Para saber esto hay que tratar con una empresa de marketing que se puede encargar de conseguir este tipo de datos, ayudándonos así a orientar las campañas publicitarias y a conseguir muchos más ingresos.

¿Cuáles son tus objetivos de venta?

Los objetivos de venta deben de ser ambiciosos pero factibles. En una campaña navideña, por ejemplo, debemos de tener los datos que se han conseguido en los años pasados y también las cifras de inversión. Si se va a aumentar la inversión en la campaña es lógico que se pretenda que las ventas aumenten, a poder ser en mayor proporción.

Las empresas de marketing también son unas ayudas en este sentido, porque nos pueden ayudar a poner cifras basadas en datos reales.

¿Por qué quiero aumentar las ventas?

Evidentemente, quiero aumentar las ventas porque quiero mayores beneficios. Pero aquí nos referimos al motivo por el que queremos vender más en esta campaña en concreto. Por ejemplo: porque necesitamos obtener unos objetivos a final de año y estamos lejos de los mismos; porque nuestros productos son específicos de Navidad y por tanto hay que potenciarlos mucho en estas fechas; porque nos ha quedado un excedente de cierto tipo de productos y queremos deshacernos de él.

Según el objetivo, la campaña va a ser también muy diferente. Por ejemplo, una campaña de productos Navideños no es la misma que se realiza para vender stocks, ya que la primera se basa en que se tiene que crear la necesidad del producto al cliente mientras que la segunda se puede basar tan solo en un buen precio de oferta.

Posibles respuestas para el éxito en una campaña navideña

Estos son algunos de los instrumentos para una campaña navideña que se pueden utilizar y que ofrecen mucho éxito. Algunos son muy clásicos, pero altamente efectivos. Por supuesto, destacamos los expositores ya que son muy económicos y funcionan muy bien en el lugar de venta. Nuestras campañas a través de expositores son altamente exitosas en cualquier época del año, incluidas estas fechas entrañables.

Crea una Web especial para una promoción

Si tu producto está orientado a gente joven, una Web especial para la promoción puede ser todo un éxito. En la Web se pueden reunir puntos para concursos, se puede hablar del producto, se pueden conseguir descuentos especiales y, en definitiva, se trata de crear lazos con el cliente, tratándolo de tú y a tú y haciéndolo partícipe del proyecto.

Incluso se pueden crear concursos para un slogan o para el diseño de un expositor, que harán que los clientes se sientan mucho más integrados con la empresa y creen un lazo emocional con el producto.

Las campañas de mailing siguen siendo exitosas

Si tienes una buena base de datos de clientes, úsala. No se debe de abusar de las campañas de mailing, pero si se realizan de forma inteligente pueden ser muy exitosas. Verás como una buena promoción, con un mail bien pensado, llega a muchos clientes que en su momento confiaron en la marca y que pueden volver a hacerlo.

Estas campañas tienen que cumplir a rajatabla con la Ley de Protección de datos, algo que no debemos de olvidar en ningún momento.

El papel de los expositores

Lógicamente, los expositores son claves en cualquier campaña navideña y por eso nosotros ofrecemos un amplio surtido de ellos, de todas las formas y con cualquier diseño y que nuestros clientes pidan, incluidos aquellos pensados en exclusiva para la Navidad.

Los expositores llaman la atención sobre el producto y consiguen que gran parte del público que entra en un establecimiento se fije en aquello que se le quiere vender.

Los medios de comunicación

Si puedes utilizar los medios de comunicación para tu campaña navideña no dudes en hacerlo. Dependiendo del tipo de producto puede ser un uso de medios locales o de medios nacionales. Estudia cómo puedes hacerlo de la manera más óptima, es decir, gastando menos y consiguiendo mejores resultados.

De nuevo, el papel de las empresas de marketing es muy importante para aconsejar qué tipo de campaña hacer en los medios y qué medios usar para llegar al potencial cliente.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

7 Formas de promocionar tus productos

06 Nov 2017

Existen muchas maneras diferentes de promocionar tus productos. En definitiva, todo va a depender del tipo de producto que quieras dar a conocer o sobre el que quieres aumentar las ventas y el tipo de público al que va destinado.

Estas son las dos claves de cualquier campaña de ventas. Y estos son los trucos que mejor funcionan a la hora de promocionar tus productos.

promocionar tus productos

1) Descuentos

¿Qué cliente no ama un descuento? Evidentemente todo el mundo quiere llevarse algo más barato de lo que habitualmente puede comprarlo. Por eso, esta forma de promoción sigue siendo la más utilizada en todo el mundo.

Sin embargo, no tiene por qué ser siempre la más efectiva. Los descuentos pueden ser una buena promoción de cara al cliente, pero si se abusa de ellos se cae en el riesgo de que acaben viendo el producto como algo que siempre está en oferta y por tanto de una categoría inferior.

2) Sorteos orientados a potenciales clientes

Los sorteos están muy bien, pero ¿de qué vale que le toque un lote de pañales para bebés a alguien que no tiene hijos en edad de llevarlos? Por eso, lo mejor son los sorteos que están orientados a potenciales clientes.

Para esto, se permite que sea el propio cliente quién demuestre el interés en participar anotándose para ello. Esto, además de seleccionar a posibles interesados, permite hacerse con una útil base de datos para poder enviar publicidad de nuevos productos a los clientes que hayan marcado la casilla de que están interesados en recibir nuevas promociones.

Actualmente, tienen mucho éxito los sorteos en redes sociales a los que se apunta mucha gente y que no solo valen para saber a quién le interesan los productos, sino también para promocionarlos entre todos los contactos de estas personas, que comparten la publicidad a cambio de participar.

3) Tarjetas de puntos

Las tarjetas de puntos son una manera de promocionar tus productos. Aunque lo normal es que funcionen en una tienda de una marca, pueden funcionar con determinadas firmas en establecimientos que estén dispuestos a colaborar o, mucho más sencillo, a través de Internet.

Cuando el cliente compra un producto de la marca solo tiene que introducir el código de barras en Internet y sumará puntos para promociones. Deberá, eso sí, guardar los códigos para cuando quiera solicitar sus ventajas poder demostrar que realmente compró los artículos.

4) Ofrecer buenas financiaciones

Esto está más orientado hacia las tiendas en general, en las que se trata de promocionar tus productos para conseguir más ventas que otras tiendas que vendan el mismo tipo de productos. No hay por qué esperar a promociones de marcas, la tienda puede conseguir buenas financiaciones para que los clientes se sientan más inclinados a comprar.

Esto funciona especialmente bien con productos con un precio elevado, como muebles o electrodomésticos.

5) Eventos especiales

Una forma de promocionar tus productos es a través de eventos especiales en los que se participa como patrocinador. Carreras populares, actos de vecinos, conciertos y todo tipo de actividades de carácter lúdico, cultural o popular son válidas para promocionar un producto que quedará unido a esa imagen y que se asociará con valores como la solidaridad, la cooperación y la ayuda a los barrios.

6) Venta en lotes

A veces necesitas promocionar tus productos porque tienes que vender mucho de algo en concreto de lo que te ha quedado una gran cantidad de stock. La venta en lotes es ideal para este tipo de cosas, sobre todo si se trata de artículos de un valor bajo.

Al vender en lotes evitamos que, por ejemplo, un modelo o un color que han tenido menos éxito queden sin vender mientras nos deshacemos de todos los demás y se consigue que cada cliente se lleve varios artículos en lugar de tan solo uno.

7) Muestras

Las muestras son una de las mejores maneras de dar a conocer productos nuevos. De este modo la gente puede probarlos sin tener que comprarlos. Esto hace que se rompa esta primera desconfianza hacia lo nuevo, demostrando que vale la pena realizar la inversión.

muestras gratis

Otra forma de ofrecer una muestra es regalando una unidad del producto (el tamaño dependerá de su valor) al comprar otro producto de la marca. En definitiva, se trata de que el cliente pueda saber qué es lo que se le ofrece y no le cueste dinero el descubrirlo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Expositores de plástico

23 Oct 2017

Los plásticos son, junto con el cartón, uno de los elementos más utilizados para la elaboración de expositores. Los expositores de plástico pueden ser de diferentes tipos:

-Expositores de plástico en exclusiva: Son expositores cuyo único material es el plástico. Se utilizan principalmente para realizar muebles expositores o expositores fijos para comercios. Son muy resistentes y están pensados para durar mucho tiempo sin deteriorarse.

-Expositores de plástico y cartón: Más fuertes que los de cartón pero con algunos elementos de plástico para reforzar. Pueden ser utilizados para campañas largas o para aquellos productos que necesitan de un extra de fuerza. En algunos expositores la estructura es de cartón, pero luego hay una base y unos estantes de plástico para poder conseguir una apariencia más bonita.

Los expositores de plástico son algo más caros que los que llevan exclusivamente cartón y por eso es habitual que no se usen en campañas cortas, ya que no se amortizaría el gasto. Dado que son más resistentes, lo lógico es que se puedan aprovechar más tiempo, por lo que se trata de expositores que se pueden rellenar con el producto tantas veces como sea necesario.

En muchos casos, en el primer pedido del producto se acompaña el expositor y a continuación el establecimiento solo tiene que pedir las cajas con los recambios para rellenar, ahorrándose un poco más de dinero en los embalajes. Aunque el expositor no se cobre al establecimiento, supone para la marca un ahorro en los siguientes envíos que serán mucho más ligeros.

Una inversión un poco más elevada

Los expositores de plástico suponen una inversión un poco más elevada que los expositores de cartón, pero dado que duran mucho más tiempo si se utilizan de manera inteligente se amortizarán y valdrán la pena.

Ya que se va a realizar un expositor más duradero es interesante que sea muy atractivo para que el comercio quiera utilizarlo como parte de su mobiliario. Por tanto, no solo debe de llamar la atención del cliente, sino que debe de seducir al dueño del establecimiento. Así, le dará un buen lugar para rellenarlo con los productos que se le vayan enviando.

Debe de ser versátil, es importante que no se adapte tan solo a un tipo de producto sino que se puedan poner otros diferentes en sus estantes. Así, cuando la marca quiera enviar otras promociones en otros artículos, también podrán ser colocadas en el mismo expositor sin tener que adaptarlo.

Y es muy importante que se vea la marca y se identifique rápido. Así, se evita que el expositor pueda ser utilizado para poner otros artículos diferentes a los de la marca.

 

maqueta

Expositores de plástico ecológicos

Cuando se realizan expositores de plástico suele ser por dos motivos, uno de ellos puede ser que las características del producto que se va a exponer no permita poder hacerlo en cartón, ya sea por su peso o porque el envase vaya a estropear inmediatamente el material. Pero también es frecuente que se hagan en plástico para garantizar una mayor durabilidad.

Al realizar expositores de plástico permanentes se está creando un producto que está pensado para durar mucho tiempo. Por este motivo no suele estar unido a una promoción en concreto y no suele llevar incluido el precio de los artículos. Es más bien un mueble auxiliar en el que colocar las cosas de una marca en concreto.

Para facilitar la información, algunos de estos expositores ofrecen la posibilidad de colocar precios en espacios preparados para ello. De ese modo, aunque el precio de un producto varíe a lo largo del tiempo, solo habrá que cambiar la tarjeta en la que se marca la cifra.

Por tanto, estos expositores de plástico son ecológicos desde el punto de vista de que su uso es prolongado, no son algo de usar y tirar sino que están pensados para el largo plazo. Pero no es la única razón por los que los clasificamos de este modo.

Existen en el mercado muchos tipos diferentes de plásticos y no todos tienen el mismo comportamiento respecto al medio ambiente. Mientras que algunos pueden reciclarse un gran número de veces y tienen muchas vidas, otros solo se usan en una única ocasión y son altamente contaminantes.

Como fabricantes de expositores sabemos que tenemos la obligación de escoger para nuestros clientes plásticos ecológicos reciclables y no contaminantes para la fabricación de nuestros productos. Los clientes nos lo exigen pero también nuestra conciencia lo hace. Y por eso estamos orgullosos de decir que nuestros expositores siempre priman este tipo de materiales que, una vez que no sirven, pueden depositarse en el contenedor adecuado para volver a reutilizarse.

El cuidado del medio ambiente es un compromiso fundamental en nuestra empresa ya que no podemos darle la espalda a los problemas medioambientales que estamos sufriendo. Contribuimos en la medida de nuestras posibilidades a un mundo más verde.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Maqueta, la realidad cobra forma

16 Oct 2017

Una vez que se elabora la maqueta del expositor, el cliente ve por primera vez cómo va a ser este en sus manos. Verá como todos los detalles que pudo ver en la simulación en tres dimensiones cobra ahora una forma física. Podrá ver el expositor realizado en cartón, en plástico o en los materiales seleccionados e incluso podrá colocar el producto en su interior para visualizarlo tal y como estará en las estanterías de los supermercados o tiendas una vez que comience a distribuirse. Es el momento de darle el visto bueno y comenzar su fabricación.

Lo habitual es que el expositor esté bien, ya que la simulación previa que se ha podido ver  está tan bien hecha que no suelen quedar dudas sobre cuál va a ser el resultado final. Si todo se ha hecho correctamente, no habrá ninguna sorpresa de última hora y todo saldrá tal y como se había previsto. El expositor será idéntico a la simulación y el cliente debería de estar plenamente satisfecho. Pero, si por cualquier cosa no es así, es el momento de introducir los últimos retoques antes de comenzar la fabricación en serie del producto.

Dado que la intención es que el cliente quede totalmente satisfecho con el expositor que hemos fabricado, la maqueta es muy importante. Aunque las simulaciones en tres dimensiones son muy buenas, algunas personas necesitan ver las cosas en la mano para percibir todos los detalles y para tomar una decisión final. Y eso es lo que le ofrecemos con la maqueta. Podrá ver en sus manos, con todos los detalles reales un expositor de verdad, y decidir si quiere que eso sea lo que se distribuya para llevar a cabo la venta del producto en los diferentes establecimientos comerciales en los que se lleve a cabo la campaña.

Tras la maqueta, la fabricación en serie

Una vez aprobada la maqueta comienza la fase de la fabricación en serie del producto. Se trata de realizar el número de expositores que habían sido pactados. Todos idénticos. Nos quedamos siempre con el diseño, por lo que no es necesario solicitar todos los expositores que se vayan a usar en el año, por ejemplo, sino que se pueden ir realizando los pedidos que hagan falta para una temporada y, más adelante, pedir más unidades. Así, no habrá que tener almacenados expositores que puedan tardar meses en ser utilizados.

expositores para el verano

En algunos casos, se trata de una campaña concreta y, por tanto, no habrá más encargos que los iniciales. Esto es así porque se trata de un expositor para una promoción especial. No obstante, guardar la maqueta y el proyecto es siempre importante, porque puede servir de base para otras promociones posteriores en las que se puede cambiar el color del expositor o el precio del producto, porque la promoción sea diferente. Muchas veces, el modelo del expositor es el mismo, pero cambia el dibujo porque se busca sorprender con nuevos diseños para que el consumidor vea algo diferente en la campaña.

Los expositores de cartón, los más comunes, suelen enviarse plegados y se montan en el lugar de destino. De esta manera ocupan mucho menos espacio y son más fáciles de distribuir. Si el expositor es la caja del producto se envía la caja para montar en fábrica y rellenar, consiguiendo así el resultado final. En algunas ocasiones, el cartón está troquelado de modo que se corta por la línea de puntos fácilmente, convirtiendo el embalaje en un expositor de una manera muy rápida y muy sencilla.

Otros expositores

Además de los expositores de cartón existen expositores fabricados en otros materiales, de los cuales también podemos ocuparnos. Es frecuente combinar el cartón con plástico o con metal para conseguir acabados más variados u otros usos que el cartón no puede dar. Por ejemplo, las perchas de metal para colgar los productos en el expositor son muy útiles ya que permiten que el producto se cuelgue en una caja o embalaje adaptado y el cliente solo tenga que cogerlo en la percha, pudiendo incluso elegir el color o el modelo que quiere comprar de una manera ordenada, viendo todas las opciones de un solo vistazo y pudiendo optar por el que quiere con total sencillez.

maqueta

Cada expositor tiene su manera de ser montado, algunos se distribuyen ya montados y con los productos en su interior. Pero debido a que son firmes y muy duraderos, una vez que se acaban los productos pueden ir reponiéndose fácilmente. En el caso ya mencionado de los expositores de percha suele pasar esto. El vendedor solo tiene que reponer los productos extras que compra en cajas sin expositor y el expositor estará siempre lleno, permitiendo servirse. Los que combinan plástico rígido es frecuente que también se distribuyan ya montados para facilitar el trabajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Simulaciones 3D, el primer paso para ver tu expositor

09 Oct 2017

Si como cliente has confiado en nosotros y nos has contado tus ideas para la creación de un expositor, el segundo paso que vamos a dar es presentarte cómo le hemos dado forma a esas ideas. Y para ello, lo mejor es realizar una simulación en tres dimensiones. Las simulaciones 3D tienen muchas ventajas en un proceso de diseño y por eso, hoy todo el mundo las utiliza:

-Permite ahorrar muchos costes. Si se llevara a cabo un prototipo inicial lo más seguro es que al cliente no le gustara al cien por cien y fuera necesario cambiar cosas. Incluso es posible que haya detalles que no acaben de convencer en el segundo prototipo. Los gastos de todo esto son elevados y habría que considerarlos al dar un presupuesto. Gracias a los trabajos con simulaciones 3D el coste es mucho más bajo y eso repercute positivamente en el cliente.

-Permite ahorrar mucho tiempo. Tal y como estábamos comentando, cuando se realizan demasiados prototipos no solo se va a gastar dinero, también se va a perder tiempo. Tiempo que perderá el cliente y durante el cual no estará llevando a cabo su campaña o presentando su producto y también tiempo que vamos a perder nosotros y que nos impedirá poder llevar a cabo otros proyectos.

-Se pueden realizar modificaciones al momento. En las simulaciones 3D los cambios se hacen al momento. Si algo no le gusta al cliente solo hay que usar el programa e ir realizando los cambios que se van proponiendo para modificar el prototipo por ordenador hasta que tenga exactamente la imagen que se quiere. Como además todo se puede hacer con el cliente delante, este ya va a ver cómo queda realmente con esos cambios y puede dar el visto bueno al proyecto final.

-Es muy fácil hacerse una idea del resultado final. Las simulaciones 3D son muy realistas y permiten que el cliente pueda ver el expositor desde diferentes perspectivas y con todo lujo de detalles. Por esto mismo, no tienen que imaginarse nada. Cuando dé el visto bueno a un expositor este quedará totalmente listo para realizarse el prototipo sin tener que volver a quedar. Y se tendrá la seguridad de que el prototipo va a ser idéntico a lo que se está viendo en la pantalla del ordenador

simulaciones 3d

Simulaciones 3D para todo tipo de expositores

Gracias a las simulaciones 3D se puede trabajar con todo tipo de expositores y conseguir resultados exitosos de forma mucho más rápida. Los programas para diseño gráfico son cada vez más avanzados y permiten cosas que hace poco tiempo serían impensables. Las imágenes en tres dimensiones son de una gran calidad y de extremo realismo, lo que hace que prácticamente parezca que se está viendo una fotografía del producto final.

Para que este trabajo quede realmente bien hecho y el resultado sea el esperado, hay que contar con un equipo de diseñadores de primera división. Y, francamente, creemos que contamos con ese equipo. Para juzgarlo solo hay que ver los trabajos que se han realizado para marcas muy importantes. Expositores con tamaños, formas y objetivos muy diferentes, todos ellos cuidados y mimados para que sean distintos y se adapten a lo que el cliente requiere en cada momento. Nos sentimos muy orgullosos de cada uno de ellos y de todo el proceso que tienen detrás para hacerlos realidad.

Cuando te mostremos una simulación en 3D de tu expositor lo haremos con un proyecto previo, por lo que esperamos que se acerque bastante a lo que realmente quieres como cliente. Pero los cambios son posibles y son muy fáciles de hacer. Por eso, si una vez que ves el resultado final algo no ha quedado como te imaginas y no te acaba de encajar, solo tienes que decirlo y trabajaremos hasta que esté a tu gusto o hasta que se adapte perfectamente a lo que buscas.

Una vez que está realizado el proyecto en tres dimensiones y ya tienes claro qué es exactamente lo que quieres, antes de dar el siguiente paso te vamos a presentar un presupuesto. De esta manera, sabrás si se ajusta a lo que estás buscando y decidirás si quieres continuar adelante. Nuestros presupuestos son ajustados y muy realistas. Sabemos muy bien que la mayoría de nuestros clientes disponen de una cantidad limitada para cada campaña y por eso siempre tratamos de ofrecer el mejor precio, especialmente si se compara con la calidad del trabajo que se va a llevar a cabo.

Después de que el presupuesto está aprobado, se pasa al siguiente punto en la realización del proyecto, que es la fabricación de un prototipo, que será el que determinará qué es lo que se va a hacer y cómo será el expositor ya en la mano.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Hacemos realidad los sueños (si sueñas con expositores)

02 Oct 2017

Quizás tenemos un cierto componente romántico pero nos gusta pensar que parte de nuestro trabajo consiste en hacer realidad los sueños de nuestros clientes. Al menos en lo que se refiere al diseño de sus expositores. Algunos de los que se acercan para encargar un expositor no saben qué es exactamente lo que quieren y nos piden que les demos ideas para ver cuáles le parecen más adecuadas. Pero cada vez nos encontramos con menos personas que acuden sin tener una idea previa de lo que están buscando.

En la mayoría de los casos, los clientes tenéis en la cabeza una imagen muy clara del expositor que estáis buscando aunque no siempre sabéis cómo expresarlo. Por eso, nos gusta charlar contigo y conseguir plasmar en un proyecto factible eso que tienes en la cabeza. Un sueño, una idea, a la que no solo le damos forma, sino que también la dotamos de una mayor practicidad. Y es que muchas veces, cuando imaginamos algo, nos contentamos con ver su exterior. Nosotros nos encargamos de todos los aspectos prácticos de ese sueño para que no solo tenga la misma apariencia real, sino que sea tan práctico como le corresponde.

expositores

¿Para qué vas a usar tus expositores?

Es lo primero que queremos saber, porque eso nos dará una información muy clara a cerca de los materiales que debemos de emplear, de la resistencia que tendrá que tener el expositor o del tipo de acabado que necesitará llevar.

No es lo mismo un expositor para chocolatinas que uno para garrafas de agua de gran tamaño y tampoco es lo mismo un expositor que se va a utilizar tan solo durante unos meses para una campaña concreta que otro que se espera que aguante mucho más tiempo, quizás una temporada completa. Por eso queremos saber qué peso tendrá que soportar, cuánto va a tener que estar de cara al público y cómo queremos que se utilice.

¿Quieres que el expositor sea muy económico y que pueda tener una doble función siendo también la caja de transporte? ¿O quieres un diseño muy especial que llame la atención y que tenga fuerza y garra para que no resulte indiferente a nadie? Todo eso nos importa a la hora de diseñar porque con esa información nosotros no solo vamos a obtener datos sobre cómo quieres tu expositor desde el punto de vista físico, sino también funcional.

¿Qué te imaginas para tus expositores?

Si eres de los que tienes una imagen clara en tu cabeza sobre qué es lo que quieres entonces tenemos que pedirte que nos la hagas llegar. Tenemos que ver lo mismo que tú estás viendo y para eso nos valen muchos métodos: puedes traer un dibujo del expositor para que sepamos qué es lo que quieres o puedes traer imágenes de expositores similares.

Partiendo de esas bases puedes decirnos qué es lo que cambiarías de esos expositores para que los consideraras perfectos para ti y nosotros nos encargaríamos de personalizarlos. Incluso si nos dices que quieres un expositor tal cual otro que has visto, le realizaríamos cambios para que sea algo único y original que solo lo tenga tu producto y ningún otro. Porque no se trata de copiar, sino de ofrecer un producto diferente y mejor, aunque podamos entender qué es lo que buscas cuando nos enseñas un expositor en concreto.

promoción en el lugar de venta

Cuando ya nos demos cuenta de que hemos captado la idea podremos pasar a hablar de otros detalles que no son menos importantes y que también marcarán la diferencia y le darán la personalidad que estamos buscando a un expositor.

Los detalles que hacen tu expositor diferente

Ahí entramos en detalles, como por ejemplo los logos de la empresa o de la marca. Los colores propios del producto en caso de que los tenga o el tipo de imagen que se desea transmitir. Es muy importante tener todos estos conceptos claros para que el expositor diga exactamente lo que queremos que diga. Ni más, ni menos.

También es importante saber qué es lo que queremos destacar en el expositor. Quizás una propiedad del producto, como por ejemplo un jabón que es especialmente pensado para la piel sensible o un dulce que no tiene calorías. Pero en otros casos, lo que se quiere destacar es el precio o un apetitoso descuento que se está llevando a cabo de manera promocional durante un tiempo.

Con toda esta información, podemos empezar a trabajar en nuestro apartado de diseño gráfico para poder pasar el siguiente paso en la creación de los expositores: la creación de un diseño virtual para que el cliente pueda verlo y decirnos si realmente se ha captado lo que quería transmitir o si hay que cambiar algunas cosas para poder darle al producto los matices que se están buscando.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Los escaparates y sus diseños

25 Sep 2017

Los escaparates son una parte muy importante de promociones en lugar de venta. Cuando alguien llega a un comercio es lo primero que ve, incluso antes de entrar. Y en muchos casos es lo que determina si se va a entrar o no en el establecimiento.

A todos nos ha pasado de ver, por ejemplo, una tienda de regalos y acercarnos para ir a comprar algo pero encontrarnos un escaparate mal expuesto, con las cosas desordenadas, incluso viejas o con el color comido por el sol. Normalmente, viendo eso lo habituales darse la vuelta y seguir buscando otro establecimiento.

Pero también puede pasar lo contrario. Vemos el escaparate y lo encontramos demasiado lujoso, ostentoso incluso, con cosas que parecen muy caras y de las cuales no hay precios que nos ayuden a saber si estamos ante un establecimiento que venda objetos que podamos permitirnos. Esto también puede hacer que prefiramos no entrar para no pasar el mal rato de ver que todo está muy lejos de nuestro alcance.

Características de los escaparates

Los escaparates bien expuestos deben de cumplir con varios preceptos muy importantes:

-Deben de ser atractivos. Si un escaparate no llama la atención, no es un escaparate válido. Pero evidentemente no es lo mismo tratar de llamar la atención de un niño que de una persona adulta, o de un joven amante de la ropa moderna y muy rompedora o de alguien de mediana edad con gustos conservadores.

Por tanto, el atractivo del escaparate tiene que estar enfocado al tipo de público al que van dirigidos sus productos. Esto también dará una imagen de qué se puede encontrar en el interior. Por ejemplo, una perfumería en cuyo escaparate se vean colonias y otros productos de marcas muy conocidas de precios económicos estará orientada a quienes busquen productos de higiene para todos los días, mientras que aquellas que tengan perfumes más exclusivos se sabrá que están orientadas para quienes busquen algo más especial.

Por supuesto, una tienda puede ofrecer un poco de todo, en el ejemplo de la perfumería una parte del escaparate puede estar dedicada a la alta perfumería y otro a los productos más económicos para todos los días.

-Deben de ser representativos de lo que hay en el interior. Hay expertos en el diseño de escaparates que quieren hacer cosas tan originales que al final acaban fracasando en su empeño. Por ejemplo, algunas firmas de mucho renombre han recurrido a escaparates muy minimalistas, con una o muy pocas prendas estrella y sin nada más. Pero la gente sabe muy bien qué se va a encontrar en el interior del comercio y los precios que se barajan en el establecimiento, por lo que no hay ningún problema con ello y puede cumplir con el objetivo de llamar la atención.

Pero si se hace eso en un comercio normal, seguramente eso hará que la gente que pase no se quede a mirar, ya que no le llamará la atención y además siga su camino porque no sabrá exactamente qué se va a encontrar en el interior de la tienda y preferirá ir a tiro fijo.

Los expositores para escaparate ayudan a que estos puedan tener una nutrida representación de qué se encontrará en el interior del mismo pero sin tener todo demasiado apretado, ya que podría acabar dando la imagen de un puesto de mercadillo en el que, al final, nada destaca y no se disfruta de lo que realmente hay.

-Deben de proporcionar información a los clientes. Es el caso que hablábamos de poner o no los precios en el escaparate. A no ser que se trate de productos de los que todo el mundo conoce los precios, como revistas, lo habitual es poner al menos parte de ellos. Así, el cliente podrá saber si el establecimiento tiene precios atractivos y se mueve dentro de los márgenes que se buscan.

Los precios pueden ser un gran reclamo, muchas veces los clientes entran a un establecimiento por una oferta en concreto que les parece muy atractiva y una vez dentro acaban adquiriendo otras cosas.

Los expositores con promociones y carteles en los que se indican ofertas y precios son muy adecuados para tener un lugar destacado en algunos escaparates, ya que son un buen reclamo para que la gente entre y conozca el lugar.

-Debe de variarse con frecuencia. Si un escaparate está siempre igual dejará de resultar atractivo y sorprendente ya que por delante del mismo pasarán todos los días algunas personas nuevas, pero también muchos viandantes que hacen cada día los mismos recorridos.

Además de los cambios debidos a las nuevas temporadas hay que realizar al menos un cambio entre medias para poder sorprender y que la gente vuelva a mirar de nuevo lo que se ha puesto al percibir que hay habido cambios.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

El cartón en la fabricación de expositores

18 Sep 2017

Existen diferentes tipos de expositores para los comercios. Una de las principales divisiones que se llevan a cabo es entre los expositores permanentes, que son aquellos que forman parte del mobiliario de la tienda y los expositores realizados por las diferentes marcas para las promociones puntuales.

Los expositores permanentes están realizados en materiales destinados a durar, como la madera o el metacrilato. En algunos casos son comprados por los establecimientos o incluso realizados a medida. En otros casos, son regalados por las marcas, pero se trata de regalos especiales, generalmente unidos a un contrato en el que el comerciante se compromete a comprar sus productos durante un cierto tiempo o a utilizar esos expositores exclusivamente para los productos de su marca.

promociones

Los expositores para promociones puntuales no están pensados para durar mucho tiempo, sino que son expositores llamados comúnmente efímeros, pensados para durar el tiempo que se realiza la promoción y desaparecer más tarde. Por eso, estos expositores tienen que ser originales, llamativos y tener diferentes formas, pero también tienen que ser muy económicos.

Para conseguir un buen precio por un expositor entran en juego dos factores muy importantes:

-El precio de la empresa que los diseña. Una buena empresa, evidentemente tiene que tener unos precios por todo el proceso de diseño y fabricación de los expositores. Pero no hay que pensar que necesariamente aquella empresa que más cobra es la que va a ofrecer un mejor trabajo.

En PromociónPLV es posible realizar encargos a muy buen precio ya que siempre tratamos de ofrecer presupuestos altamente competitivos sin renunciar a la calidad de los acabados ni tampoco a la calidad de diseño que ofrecemos como profesionales con larga experiencia que somos en este sector.

-El precio de los materiales. El precio de los materiales también es muy importante en este tipo de expositores y por eso el cartón se ha convertido en uno de los materiales estrella en la fabricación de expositores para promociones puntuales.

El cartón ofrece todas las formas y colores imaginables

El cartón ofrece la posibilidad de realizar expositores en todos los colores imaginables ya que hay diferentes técnicas para poder estampar en él colores, imágenes y todo tipo de fotografías. No hay límite para poder decorar el cartón, ya sea de manera directa sobre el acabado natural o con algún tipo de recubrimiento.

Pero, además, se pueden realizar todo tipo de formas en este material que se puede recortar a la conveniencia de cada cliente. Tanto dándole una forma desde el principio como jugando con los troquelados de las cajas para convertir lo que a priori no es más que un embalaje en un original expositor para promociones.

El cartón encaja muy bien con todo tipo de productos, ya que al poder variar totalmente las presentaciones puede valer tanto para objetos de uso común como para expositores que promocionan caros regalos o productos de alta gama. Todo depende de cómo se realiza el expositor y qué aire se le quiera dar.

Estamos hablando además de un material que encaja muy bien con la filosofía actual de esta época en la que la ecología tiene una gran importancia. El cartón se puede reciclar y su coste de producción es bajo, por lo que cumple con todas las normas para considerarlo un producto amigable con la naturaleza aunque evidentemente dependerá de los acabados que se le den para poder afirmar que el resultado final es o no es totalmente ecológico.

expositor de carton

Combinar cartón con otros materiales

El cartón tiene la ventaja de que combina muy bien con cualquier material con el que se quiera trabajar. Un expositor de cartón puede tener partes en metal, por ejemplo perchas para colgar todo tipo de objetos, como gafas o cajitas que contengan diferentes objetos. Estos expositores tienen mucho uso porque son a la vez un lugar de almacenamiento. En ellos están los productos a la venta de modo que el cliente puede ir cogiendo los que quiera y siempre están a la vista, incluso cuando quedan pocos en una misma percha.

También combina muy bien con los diferentes plásticos, como los estantes de metacrilato que permiten poder exponer todo tipo de objetos que necesitan una base más firme que el cartón puro y duro. Así, se pueden realizar expositores mucho más consistentes y que además pueden llegar a durar más tiempo, algo que también es importante ya que la duración de las promociones no es siempre la misma y a veces se quiere que un mismo expositor pueda mantenerse en buen estado durante toda la temporada.

La combinación del cartón con estos materiales permite abaratar el coste de fabricación respecto a lo que costarían los mismos expositores, pero fabricados totalmente en metacrilato o en metal. Además, sería totalmente innecesario utilizar estos materiales más caros y resistentes ya que tal y como están realizados, son igualmente útiles y duraderos.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Conoce algo más sobre los expositores

11 Sep 2017

Los expositores forman parte de nuestra vida en todas partes. Como consumidores los encontramos en todos los establecimientos a los que acudimos, ya sea ofreciendo información o tratando de llamar la atención para vender algo.

Si además se tiene una empresa, los expositores forman parte de todas las campañas que se realizan ya que son uno de los comodines más básicos en cualquier tipo de promoción. Como diseñarlos, qué materiales usar o para qué productos usarlos serán algunas de las preguntas constantes que tendremos que contestar sobre ellos.

Sin embargo, no solemos pararnos a pensar demasiado sobre ellos y por eso queremos darlos a conocer un poco más a través de este artículo que esperamos que resulte, cuanto menos, curioso.

Los expositores y su uso

Los expositores existen desde siempre. Posiblemente, desde el momento en el que algún ancestro utilizó una piedra para colocar algo sobre ella para que otras personas pudieran verlo mejor.

Con el paso del tiempo, los expositores han evolucionado mucho tanto en lo que se refiere a la diversidad de materiales con los que se fabrican como en sus formas y en sus diseños. La aparición de nuevos materiales siempre ha influido en la fabricación de los expositores.

También los cambios en los lugares de venta. No es lo mismo diseñar un expositor para un puesto de mercado en la calle que para un centro comercial, aunque el objetivo siempre va a ser el mismo: lograr destacar el producto sobre todos los demás que se muestran para la venta.

En los primeros mercados se utilizaban cestas de diferentes tamaños para colocar las frutas y verduras y que los compradores pudieran ver todas las mercancías que se ofrecían de un solo vistazo. Es exactamente lo mismo que hoy en día se hace en cualquier verdulería o frutería de barrio en las que toda la mercancía se coloca de manera que pueda verse e incluso tocarse si hablamos de un autoservicio.

Estas cestas eran las mismas en las que se transportaba la mercancía tanto de casa para el mercado como a la inversa. Y eso es algo que sigue sucediendo actualmente con los expositores que sirven también como envase para el producto.

La evolución del comercio, junto con la de los materiales, son la razón de los diferentes tipos de expositores que encontramos hoy en día y que no han variado tanto, en esencia, con los que se podían encontrar hace un siglo.

Tipos de expositores

expositores

Hay muchos tipos de expositores diferentes, según se quieran clasificar. Esta es una de las muchas clasificaciones que podrían hacerse, una sencilla y básica.

-Expositores tótem. Son expositores de gran tamaño que buscan llamar la atención del consumidor porque saltan a la vista muy fácilmente. En algunos casos tienen los productos en su interior, en otros son un simple reclamo visual.

-Expositores de pie. Son expositores de gran tamaño también, con un soporte de pie, pero que en este caso suelen tener diferencias con los tótem porque se trata de expositores pensados para mostrar la mercancía aprovechando mejor los espacios. Es el caso de los expositores para gafas de sol o de aquellos utilizados para maquillaje.

– Expositores de sobremesa. Son los que se colocan sobre las estanterías de los comercios o sobre los mostradores. Son los más utilizados ya que tienen un tamaño más pequeño que permite colocarlos en cualquier parte. Muchas veces, estos expositores se usan también para transportar la mercancía y, tras cortarlos por las líneas troqueladas, se convierten en el expositor que se coloca en el estante del establecimiento facilitando así en gran medida la reposición.

-Displays. Se trata de los expositores más pequeños cuya función suele ser la de ofrecer folletos informativos. Suelen colocarse en los mostradores en los puntos de información para que el cliente pueda tomarlos y ver qué ofertas hay o qué información quieren facilitar.

Los materiales

Los materiales con los que se realizan los expositores pueden ser muy variables y en su elección entran varios factores:

-El tipo de producto. No es lo mismo exponer un producto que pesa o que tiene unas características muy concretas que otro ligero y que se vende rápido.

-El tipo de expositor. Estamos acostumbrados a los expositores desechables, pero no todos lo son. Muchos están planeados para durar mucho tiempo, siendo incluso parte del mobiliario de la tienda. Pero, sin llegar a tanto, pueden reponerse los productos en estos expositores durante campañas muy largas.

-El factor económico. También es muy importante, ya que si se buscan expositores muy baratos entonces hay que recurrir a los cartones, pero si se quiere invertir más para conseguir un determinado objetivo hay más opciones en el mercado.

-La ecología. Es un punto que tiene mucha importancia en los últimos años. Se trata de elegir materiales ecológicos que sean reciclables y poco contaminantes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Promoción en el lugar de venta

04 Sep 2017

La promoción en el lugar de venta se conoce también por sus iniciales PLV o como PPV para quienes prefieren denominarla promoción en punto de venta. Las palabras son lo de menos, lo cierto es que dan una idea bastante aproximada de lo que es algo muy importante dentro del campo de la publicidad y la venta de productos.

La promoción en el lugar de venta se define como el conjunto de acciones promocionales que se llevan a cabo en el interior de un establecimiento. Esto marca una diferencia con otro tipo de acciones promocionales que tienen lugar en el exterior del mismo, como la publicidad en carteles, televisiones o folletos.

Este tipo de publicidad implica varios puntos importantes, como son los expositores que se sitúan en la tienda, los escaparates de la misma, vales de regalo para comprar en un establecimiento o, incluso, las promociones con personal especializado que se encarga de hablar directamente con los clientes invitándoles a probar el producto o realizando demostraciones sobre cómo utilizarlo.

¿Qué objetivos debe de tener la promoción en el lugar de venta?

Son varios los objetivos de la promoción en el lugar de venta y vamos a ver cuáles son los dos más importantes de todos.

  • Aumentar las ventas: Evidentemente, todos los que realizan una promoción tienen como finalidad aumentar las ventas. ¿Quién no quiere que sus productos se vendan por encima de los de la competencia? Por eso, se organizan campañas cuando el número de ventas decae o en momentos en los que se sabe que la gente compra un tipo de productos concreto, tratando de hacerlos destacar sobre los que venden otras marcas.
  • Dar a conocer un producto: Cuando se tiene un nuevo producto a la venta, lógicamente se quiere vender. Pero para lograr ventas es necesario que antes el público lo conozca. Por eso, hay promociones que están más orientadas a presentar el producto que a venderlo propiamente dicho. Un ejemplo son las promociones en las que el producto se regala, ya sea de una manera directa, con una devolución del importe si se envía el ticket de compra o incluyéndolo en un pack con otro producto de la marca sin incrementar el precio de este.
  • Hacer que se hable sobre el producto: Ya sabemos eso que se dice de que es importante que se hable de uno, aunque sea bien. En el mundo de la publicidad esta máxima se tiene muy en cuenta porque es importante que el potencial cliente no olvide un producto y no pase desapercibido. Por eso, algunas campañas tienen como misión levantar una ligera polémica para que se hable del producto. Una polémica que siempre tiene que estar muy controlada para que no acabe siendo un problema.

Diferentes técnicas de promoción en el lugar de venta

Hemos dicho que la promoción en el lugar de ventas incluye diferentes acciones promocionales, pero también diferentes tipos de estrategias. Estas son algunas de las más utilizadas por las marcas con más éxito.

  • Técnicas que permiten la interactuación del cliente con el producto: La mejor manera de ilustrar esto es hablando de los expositores de maquillaje. Estos permiten que el cliente pruebe los productos, los toque y vea como quedan realmente sin que sean molestados, pudiendo interactuar y elegir lo que más les guste.

expositores de pie

  • Colocación estratégica de los productos: Hay estudios publicitarios que afirman que determinados estantes de los supermercados son los mejores para vender productos concretos. Conseguir esos estantes es importante para muchas marcas.
  • Sorprender a los clientes con alguna técnica novedosa: Aunque en España no es muy normal que esto pase, en otros países es frecuente que alguien disfrazado de la mascota de la marca ofrezca el producto. Esto es algo que llama la atención de la gente, especialmente de los niños, pero también de los adultos.

Herramientas para la promoción en el lugar de venta

Aunque son muchas las herramientas para la promoción en el lugar de ventas, hemos elegido los cinco que nos han parecido más importantes.

  • Expositores: El método más importante de promoción en el lugar de venta. Es un clásico que siempre estará de moda porque es económico y altamente efectivo.
  • Pantallas publicitarias: Cada vez son más utilizadas. Se trata de instalar pantallas de televisión en las que se puede anunciar el producto o se pueda ver cómo se utiliza.
  • Vales de descuento: Se trata de vales que se pueden regalar en revistas o con otros productos y que ofrecen un descuento al comprar el producto concreto que interesa vender. Esto hace que cuando el cliente vaya al establecimiento elija dicho producto antes que la competencia para poder beneficiarse del descuento.
  • Personal especializado en ventas: Se trata del personal que realiza las promociones dentro de los establecimientos, ofreciendo al cliente regalos o la posibilidad de probar el producto o resolver cualquier duda sobre su utilización.
  • El propio personal de la tienda: Una buena manera de vender algo es que los empleados del establecimiento lo ofrezcan a los clientes cuando hacen las compras.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest