PLV y sus funciones

La publicidad es básica para la venta de cualquier producto. Existen muchos tipos de publicidad diferente. La más conocida es la publicidad en medios de comunicación, como televisión, radio, revistas y, en los últimos años, Internet. Pero existe también la publicidad en lugar de venta, que es la que ocupa este blog ya que en PLV nos dedicamos a la venta de expositores, la principal herramienta para este tipo de promociones publicitarias.

La publicidad en el lugar de venta tiene varias funciones, pero podemos destacar tres como las más importantes: el aumento de las ventas, el dar a conocer nuevos productos y el refuerzo de la imagen de una marca. Sobre cada una de estas funciones vamos a hablar un poco más a fondo a lo largo de este artículo.

Aumentar las ventas

Por supuesto, uno de los objetivos de una campaña publicitaria es el de aumentar las ventas. Esto se puede hacer de dos maneras: fidelizando a los compradores que ya confían en la marca o en el producto y/o logrando que otras personas que hasta el momento no lo habían hecho lo prueben. Cuando se realiza una promoción agresiva, se sabe que un porcentaje de ventas nuevas no van a fidelizarse, que son personas que compran el producto porque está a un buen precio, porque tiene un regalo atractivo o porque ha sido ofrecido en el lugar de venta, pero que posiblemente no repitan la compra. No obstante, siempre hay un porcentaje de ventas nuevas que quedarán contentos y satisfechos con lo que han adquirido y lo seguirán buscando en el supermercado.

Aquí, en la fidelización, juegan un papel muy importante otro tipo de campañas, como las que se llevan a cabo a través de las redes sociales. Los CM que se encargan de contactar directamente con el cliente pueden lograr que muchas personas que adquieren una marca o un artículo una vez, se queden y sigan comprándolo al sentirse parte de un grupo en el que se le escuchan sus ideas, puede resolver sus dudas sobre el uso o las propiedades del mismo y, además, puede optar a promociones especiales.

En los puntos de venta las promociones se pueden llevar a cabo solo mediante expositores especialmente diseñados para ese fin o se pueden realizar con personal que se encargará de hablar con la gente que acude a comprar, animarles a probar el producto y que puede ofrecer descuentos o regalos. Se trata, en definitiva, de que el producto quede destacado y sobresalga respecto a los demás.

Dar a conocer un nuevo productos

Cuando un nuevo producto sale al mercado es imprescindible que la gente lo conozca antes de que pueda decidirse a comprarlo. En primer lugar, no es lo mismo acudir a un lugar de venta y encontrar en una estantería un producto nuevo en el medio de los otros, sin saber ni qué es ni qué ofrece, que encontrarse con un producto destacado, bien promocionado y en el que se vea que hay una fuerza detrás actuando. Es decir, que se trata de un producto con un buen respaldo.

Para conseguir que la gente confíe en algo nuevo es bueno que lo vea antes en la televisión o en Internet, ya que esto le ayudará a tener una idea previa sobre el mismo. Una vez en el establecimiento, el producto debe de estar muy destacado mediante el uso de expositores. Esto servirá de recuerdo al comprador, que se acercará a ver qué se promociona y puede recordar el anuncio que ya ha visto previamente. Pero también puede ser la forma de toma de contacto si no ha habido presupuesto para publicidad en televisión.

En estos casos suele funcionar muy bien que haya promotores o promotoras llevando a cabo el trabajo de publicitar el producto de forma directa. Es muy importante que hagan su trabajo sin molestar al comprador, acercándose solo a aquellos que están mirando este producto o similares y ofreciéndoles poder probarlo, explicarles cómo funciona o cualquier otra duda que puedan tener. También pueden entregar descuentos para caja o cualquier otro tipo de regalo que incentive la compra. Si esto se hace bien, las ventas aumentarán mucho y la gente se sentirá más inclinada a conocer el producto nuevo.

Reforzar la imagen de la marca

Las promociones en lugar de venta también se llevan a cabo como refuerzo de una marca. Especialmente si hace mucho que no se lleva a cabo una promoción o si hay alguna marca de la competencia que esté realizando campañas agresivas que se crea que pueden llegar a dañar las ventas.

Se llevan a cabo cada cierto tiempo, mediante expositores especiales, para recordar a la gente que la marca está ahí, no solo a los posibles compradores nuevos, sino especialmente a los habituales para evitar que puedan abandonar a la marca.

PLV y sus funciones
¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *