6 errores que cometes con tus tótems publicitarios

Como hemos señalado en anteriores artículos, los tótems publicitarios son expositores con grandes ventajas para cualquier negocio que haga uso de ellos. El objetivo es claro: atraer las miradas para conseguir mayores ventas. Sin embargo, antes de apostar por un tótem publicitario es importante tener en cuenta varios factores para conseguir maximizar los beneficios.

Este tipo de publicidad puede utilizarse para dar promoción a un producto o servicio, pero hay que hacerlo evitando estos 6 errores que cometes con tus tótems publicitarios. Si lo consigues, no vas a perder tiempo ni dinero invirtiendo en un sistema de marketing que no se adapte a tus necesidades.

Por esto, aquí te dejamos con estos factores a tener en cuenta.

6 errores que cometes con tus tótems publicitarios

1. Un tótem publicitario para todos

Tratando de alcanzar una audiencia muy amplia puede que pierdas el objetivo de utilizar el tótem publicitario y no llegue a impactar la información.

Aunque el producto sea verdaderamente universal, el tipo de cliente puede variar, ya que lo que atrae a las mujeres no es lo mismo que puede atraer a los hombres o a los más jóvenes. Por lo que es importante adaptar este tipo de publicidad a tu público objetivo ideal.  

En caso de ser algo muy genérico, es preferible utilizar otro tipo de métodos publicitarios o enfocarse en un solo tipo de clientes para no perder dinero en una publicidad que llegue a ser inservible.

2. Pasar por alto la investigación previa

Sí, como lo lees. Para ofrecer un rendimiento excelente se debe hacer un análisis previo del ambiente en el que se va a colocar el tótem publicitario, así como a la audiencia a la que va dirigida.

La inversión en publicidad es clave para un mayor rendimiento y no perder dinero. Por lo que si no realizas un estudio previo puede que acabes desperdiciando recursos en cosas menos importantes. Pues, es importante medir todas las acciones que se vayan tomando y su impacto. Por lo que conocer el público objetivo, el perfil de los potenciales comparadores ayudarán a la creación de los mensajes publicitarios adecuados para incluir el tótem.

Esto se traduce en colores, diseño, contenido e, incluso, forma; aunque también es importante investigar las ubicaciones donde van a estar colocados estos elementos. Se quiere llamar la atención, pero se debe hacer de forma eficaz, es decir, que quien se quiere que se reciba el mensaje lo haga realmente sin ninguna distracción.

3. Ser demasiado insistente

Aunque la publicidad repetitiva puede funcionar en algunos casos, esto podría llegar a cansar al consumidor. La confianza puede decaer si no se toma con seriedad la cantidad de publicidad que precisa la empresa. Se debe tener en cuenta las metas del servicio o producto que se ofrece y el tipo de público al que va dirigido.

Tampoco hay que confundirse de términos, ser insistente y constante con el mensaje publicitario sin cansar es posible con distintas versiones de tótem. Es una inversión a medio plazo que se consigue rentabilizar, ya que se evita el agotamiento del mensaje y lo actualiza.

4. Ser aburrido

Al ser un elemento tan grande, lo ideal es que sea muy atractivo para la vista de todos los que pasen por allí.  Si el mensaje no es motivador, no llamará la atención de la audiencia de paso. Debe tener mensajes oportunos para que sea irresistible a la vista.

Tanto el diseño del tótem publicitario como el material del que esté elaborado deben ser de calidad para que sea resistente y llamativo. Y, así poder atraer al público adecuado.

Se busca llamar la atención y en los lugares donde se suelen ubicar los tótems los mensajes publicitarios del entorno puede llegar a ser abrumador. Por esa razón es muy importante pensar bien el diseño, de forma que el cliente potencial nos vea.

5. Ubicación errónea

Si los mensajes no llegan al público adecuado, entonces la inversión en publicidad será un desperdicio. Es por esto, por lo que se debe hacer un estudio previo mercado, para cerciorarse que los patrones de compra se mantengan actualizados. Al tener todos los datos es cuando se debe escoger el lugar donde colocar el tótem publicitario.

Es mejor esperar a tener todos los datos correctos para poder seleccionar de manera correcta la mejor ubicación para el tótem. Aunque cabe señalar que si son promociones de productos pequeños suelen localizarse alrededor del mostrador o en la entrada. Este tipo de adquisición son conocidos en marketing como compra caliente y son ideales para generar impulso de compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *