Beneficios del metacrilato en expositores

Aunque nuestra apuesta por el cartón es más que evidente, en PLV también fabricamos expositores en otros materiales ya sea total o parcialmente. Las diferentes propiedades de los materiales y las necesidades específicas para campañas, productos o marcas en concreto hacen que se necesario el uso de metacrilato o de metal, que son los ejemplos más habituales.

El metacrilato es un tipo de plástico que es posible reciclar, por lo que dentro de este tipo de productos es de los más ecológicos y comprometidos. Tiene una larga duración, por lo que no estamos hablando de expositores de usar y de tirar, lo que hace que su utilización sea muy razonable y, además, es necesario para tipos concretos de expositor que no podrían funcionar en otros materiales.

En PLV siempre recomendamos a nuestros clientes que una vez que el ciclo de vida de un expositor ha terminado, lo depositen en el correspondiente contenedor para reciclar: el amarillo en el caso de los metacrilatos reciclables y azul en el caso de los cartones reciclables.

Un material firme

El metacrilato es un material firme que no se deforma. Esto lo hace perfecto para poder contener productos que, por su peso y por sus características, no podrían estar colocados en un expositor de cartón. Un ejemplo son algunos de nuestros expositores de maquillajes y cosméticos. Su tamaño es bastante pequeño y si se fabricara la base en cartón no sería posible reforzarla como en el caso de expositores de gran tamaño que si llevan un tipo de cartón grueso y muy reforzado.

Además, contienen los envase en huecos que tienen la forma del mismo, por lo que deben de encajar perfectamente y no romperse al rellenarse una y otra vez. En muchos casos lo que contienen son testers que el cliente utiliza y que puede hacer que restos del producto acaben cayendo sobre la base del expositor.

El metacrilato se limpia fácilmente, incluso con un paño húmedo, dejando el expositor impecable y listo para volver a estar cara al público con su mejor aspecto. Esto no es posible en un expositor de cartón, lo que obligaría a tener que renovarlo prácticamente a diario para que se viera bien. Por eso, este tipo de productos son un buen ejemplo de un uso razonable y necesario del metacrilato.

Pueden sujetar mucho peso

Hablábamos de la fuerza del metacrilato. Es un material con mucha firmeza que puede soportar bastante peso en una base pequeña y ligera. Imagina, por ejemplo, un expositor con testers de perfumes de una marca. Tiene que ser capaz de soportar el peso de varios frascos de vidrio sin deformarse y sin romperse.

Esta es una de las ventajas del metacrilato como material para la fabricación de expositores en cosmética, pero de igual manera podríamos hablar de un expositor de metacrilato para productos de ferretería o de bricolaje que, por sus características, no podrían mostrarse sobre cartón porque acabaría rompiéndose rápidamente.

Los expositores de metacrilato son también ideales para la fabricación de expositores estantería para escaparates. Este tipo de expositores van a tener un carácter permanente y van a soportar, a su vez, otros expositores y muchos productos. Deben de ser resistentes no solo a las rotura, sino también a los arañazos y roces, por lo que el metacrilato suele ser la opción favorita de quienes encargan un expositor a medida de este tipo para sus negocios.

Además de ser resistentes, los expositores de metacrilato son mucho menos delicados que los de cristal, por ejemplo, minimizando el riesgo de una rotura accidental. Su precio es, por supuesto, más económico y además puede ir al bidón del reciclaje por lo que las ventajas de este material respecto al cristal que antes se usaba son más que evidentes.

Perfecto para expositores que pasan por muchas manos

Los expositores de testers, sea cual sea el tipo de producto que contienen, acaban pasando por muchas manos. Manos que cogen el producto, lo quitan de su hueco en el expositor, lo prueban y lo vuelven a colocar. Y, por supuesto, lo harán sin tener en cuenta que deben de cuidar el expositor para que dure.

expositor

El cliente no tiene por qué pensar en conservar el expositor, es la marca o el establecimiento quién tiene que pensar en hacer un expositor que pueda ser utilizado una y más veces por el cliente y soporte perfectamente un uso intensivo. Un expositor en el que se puedan reponer los productos una y otra vez y que sin importar por cuantas manos pase, siempre conserve su atractivo.

Por este motivo, los expositores de metacrilato se utilizan en campañas largas evitándose así el tener que reponer una y otra vez el expositor o arriesgándose a acabar teniendo cara al público un producto que está en unas condiciones malas y que en lugar de atraer a los clientes los aleja.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *