¿Hasta cuándo usar un expositor de cartón?

Un expositor de cartón está pensado para un uso corto, pero como todo evoluciona, hoy podemos encontrar cartones tratados con plastificados y pinturas que son tan resistentes que permiten aguantar grandes pesos o que garantizan que se verán bien durante mucho tiempo.

Aunque el expositor de cartón continúa siendo algo bastante efímero en la mayoría de los casos, no hay una durabilidad media para ellos. Todo depende de diversas circunstancias, como de cuántas manos pasen por él, de cómo se le trate y de la calidad con la que ha sido fabricado.

A veces, vale la pena gastar más y tener un expositor que dure más tiempo, otras, no queremos para nada durabilidad, así que se busca el máximo ahorro en la materia prima para poder conseguir el máximo número de expositores por el menor precio. Es más importante esto y el diseño que usar un cartón resistente.

expositor de cartón

Entonces, ¿hasta cuándo exactamente usamos un expositor de cartón?

Como hemos dicho, no hay una durabilidad exacta para cada expositor de cartón, pero sí hay tres puntos en los que podemos fijarnos para ver si es la hora de reciclar el expositor y poner otro. En algunos casos, incluso se pueden guardar y reutilizar cuando se vuelve a sacar la misma promoción, pero no es algo muy habitual.

Estos son los puntos a tener en cuenta para saber cuándo quitar un viejo expositor y renovarlo para atraer más y mejor a los clientes que se acercan por el establecimiento para realizar sus compras y que tienen tanto donde elegir.

-Hasta finalizar la campaña. Muchos expositores de cartón son parte de una campaña publicitaria. Tienen los slogans de la campaña impresos y, en muchos casos, el precio promocional o el regalo promocional impreso también y muy a la vista. Por tanto, una vez que la campaña finaliza, lógicamente el expositor de cartón también queda caducado.

No se deben de usar estos expositores una vez finalizada la campaña porque llevan a engaño al consumidor, que puede creer que algo tiene un precio determinado o va a tener ventajas de una promoción que realmente ya no tiene.

En algunas tiendas pequeñas tienen la costumbre de reutilizar los expositores de cartón rellenándolos para evitar el trabajo de tirar un expositor viejo y colocar uno nuevo. Por eso, es importante que los comerciales se aseguren de cambiar ellos mismos el expositor si es necesario para evitar una mala imagen para la marca.

-Hasta que su aspecto deje de ser impecable. Otro motivo para retirar inmediatamente un expositor es que este se vea deteriorado. Si el aspecto del expositor de cartón no es impecable estará dando una mala imagen para la marca. El verá descuidado y eso repercute en la forma en la que el consumidor percibe inconscientemente a la marca.

Es muy importante concienciar a los vendedores de la necesidad de cambiar el expositor cuando no está en perfectas condiciones. De este modo todos salen ganando: quién le proporciona el producto y ellos mismos, que verán como el cliente se siente mucho más interesado en comprar cuando el aspecto del expositor es atractivo.

Una buena idea es que cada poco tiempo se le ofrezca al comerciante un nuevo expositor, más bonito y llamativo que el anterior para que se anime a realizar el cambio. Renovando el diseño de los expositores cada cierto tiempo se garantiza que se renueven con bastante asiduidad.

-Hasta que se acabe aquello que se venden en el expositor. Algunos expositores de cartón son también la caja en la que se transporta el producto. En estos casos, los expositores suelen estar realizados en cartón de baja calidad ya que está pensado para durar muy poco tiempo, especialmente si se trata de artículos de consumo rápido.

Este tipo de expositores tienen muchas ventajas ya que son bastante más baratos que el resto, al tener materiales de baja calidad y además se garantiza que se va a cambiar con mucha frecuencia, por lo que siempre tendrán un buen aspecto.

expositores pequeños

Expositor de cartón, una opción económica

El expositor de cartón es una opción muy económica para realizar campañas promocionales de productos. Consiguen que el artículo a la venta destaque todavía más en la línea del supermercado en la que hay otros muchos productos que luchan por hacerse ver.

Pero, además, si se está realizando una promoción especial y el precio es muy atractivo, es una forma de destacarlo para que el cliente se deje seducir: Quizá no necesite tanto ese artículo, pero a ese precio sería una tontería dejarlo escapar; a este precio bien puedo darme un capricho o no es mi marca habitual pero por este precio merece la pena arriesgarse y probarla. Esto es justo lo que queremos que el cliente piense cuando ve una promoción y por eso necesitamos destacarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *