Expositores para refrescos, imprescindibles en verano

Los expositores para refrescos pueden utilizarse durante todo el año ya que estas bebidas se venden siempre. Pero es en verano cuando más refrescos se venden y, por tanto, cuando merece la pena llevar a cabo las campañas más agresivas para adelantarse a la competencia y lograr hacerse con un buen hueco en este mercado.

simulaciones 3d

Muchas marcas compiten en el mercado del consumo inmediato con expositores de nevera en los que se venden sus marcas. Pero en los supermercados tienen una gran salida los expositores clásicos que permiten comprar refrescos para llevar a casa y que no necesitan estar previamente refrigerados.

Entran aquí los expositores de cartón que son los más utilizados para este tipo de campañas y que pueden ser de diferentes tipos, desde los tótems de gran tamaño hasta los pequeños expositores de sobremesa.

Vamos a ver estos expositores de cartón para refrescos que pueden ayudarte a incrementar las ventas este verano y conseguir así captar a un público que puede continuar siendo fiel durante el resto del año una vez que has logrado que pruebe tu producto y lo disfrute.

Tótems para refrescos

Los tótems para refrescos se utilizan principalmente para vender refrescos en formato de botella de litro y medio o de dos litros, las más habituales en nuestros comercios. Permiten tener un gran número de unidades disponibles y resultan muy llamativos ya que el tótem puede colocarse en medio de un pasillo o en un lateral antes de entrar a ver el resto de bebidas.

Esto permite que el cliente se fije en la marca antes que en cualquiera de las de la competencia. Además, al poder coger los diferentes sabores todos en un mismo lugar, no tendrán que estar buscando cada uno en su lineal y ahorrarán tiempo. Por eso, es mucho más probable que alguien que no tiene una preferencia clara respecto al refresco acabe comprando en un tótem bien situado.

Si al tótem se une alguna promoción del tipo de formato ahorro, con dos o cuatro botellas a un precio especial, se consigue que se incrementen todavía más las ventas y que la campaña sea mucho más efectiva.

Expositores autoservicio para latas

Las latas de refresco son uno de los formatos más vendidos. Permiten llevar una cantidad de bebida suficiente encima sin tener que cargar con una botella de más peso y, cuando se abre, el gas siempre está intacto. Por eso, son perfectos para personas que viven solas o para familias en las que cada miembro decide beber un tipo de refresco diferente.

Los expositores de cartón para latas que permiten el autoservicio son perfectos para ocupar poco sitio en los estantes y, a la vez, llamar la atención de los clientes sobre el producto. Su funcionamiento es muy similar al de los expendedores que se venden para neveras ayudando a mantener el orden y, por eso, también se venden estos expositores al completo, cerrados y listos para meter en el frigorífico.

Este formato no solo se utiliza para refrescos, sino también para las cervezas y permite ir cogiendo una lata de cada vez manteniéndolas ordenadas en la nevera y sin que se esparzan ni ocupen demasiado sitio. Por tanto, es un tipo de expositor que no solo es atractivo para que el cliente se sirva en la estantería del supermercado, sino también para ser llevado a casa y utilizarse en la nevera.

Se puede combinar con una oferta que permita llevarse la caja expositor completa obteniendo en la compra una o dos latas de regalo respecto a precio de comprarlas de manera individual, animando así a llevarse todo el lote.

Expositores de sobremesa para refrescos especiales

Hay ciertos refrescos especiales, como son las bebidas energéticas, para los que pueden ser útiles los expositores de sobremesa. Estas bebidas no suelen comprarse en lote como ocurre con otras, sino que se compran pocas unidades para consumo inmediato.

Por eso, colocarlas cerca de la caja en expositores de sobremesa es una buena medida en supermercados de barrio, tiendas de golosinas y otros comercios minoristas en los que el cliente llega, compra algunos artículos y de paso se lleva una bebida energética para enfriar en el coche o en el trabajo.

Estos expositores de sobremesa sirven también tanto para vender bebidas del tiempo como para rellenar las neveras que puede haber cerca de la caja en las que el cliente puede comprar bebidas frías. Así, el dependiente puede ir colocando nuevas bebidas según se vayan vendiendo las que ya están frías y disponer siempre de una lata helada lista para la venta.

Los refrescos son para todo el año, pero sobre todo para el verano, por eso, no dudes en comprar tus expositores para refrescos y llevar a cabo ahora una fuerte campaña con tu bebida logrando colocarte en un buen puesto de ventas y conseguir así mejorar los porcentajes anuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *