Las campañas de otoño comienzan a fraguarse ahora

Las campañas de otoño comienzan a fraguarse ahora, cuando todavía estamos en plena ola de calor y todo el mundo está de vacaciones o pensando en el momento de cogerlas para irse a la playa a disfrutar un poco del aire tras tantos meses encerrados, nunca mejor dicho que este año.

clientes online

Pero de las vacaciones se acaba volviendo y, aunque sea nueva, la normalidad volverá a instalarse en nuestras vidas. Habrá que hacer las mismas compras que hacemos todos los otoños y serán necesarias las campañas para promocionar todo tipo de productos.

Quizás ahora más que nunca serán necesarias esas campañas que le den un impulso a las ventas y que ayuden a que empresas que lo han pasado mal durante la pandemia puedan reactivarse y consigan salir a flote y recuperar sus cajas.

Por eso, si vas a realizar una campaña para otoño para tus productos, ponla en marcha ahora, reserva ya tus expositores y organiza todo con tiempo para que salga tu mejor campaña y tengas una recompensa en las ventas.

Vete de vacaciones con los deberes hechos

Dejar listas las campañas de otoño en julio es siempre una buena idea. En agosto casi todas las empresas cierran y es complicado conseguir encargos de material o poder avanzar en una promoción. Pero julio todavía es operativo, aunque muchos estén a medio gas.

Sin embargo, este año el medio gas no es una opción para la mayoría de las empresas que lo están dando todo en julio. Así que tus posibilidades de conseguir marcharte de vacaciones con los deberes hechos y con todo el trabajo organizado para la vuelta, son mucho mayores.

Incluso deberías de pensar si en septiembre está prevista alguna feria de tu sector a la que tengas pensado acudir y dejar también organizado todo el material para la feria. Así, volver en septiembre podrá ser algo relajado y agradable y no se comenzará con el estrés de ponerse en marcha a toda velocidad y con el calendario encima.

Expositores, regalos promocionales, tótems, mesas para promociones en lugar de venta e incluso folletos. Todo esto puede quedar ya listo para irte de vacaciones sin tener nada en la cabeza que te impida relajarte.

Tus expositores, los primeros en llegar a las tiendas

Ser de los primeros en tener encargados tus expositores también te facilitará el llegar a las tiendas antes que nadie. Tal vez, en un primer momento tus productos no tengan grandes ventas porque al llegar con anticipación no sean todavía necesarios los productos de temporada. Pero cuando los más previsores quieran comenzar con sus compras, los tendrán ahí para poder hacerse con ellos cuando todavía no hay mucha competencia.

expositores

Un buen ejemplo es el material escolar. La segunda semana de septiembre todos los grandes hipermercados tienen una sección repleta de bolígrafos, lápices y libretas. Pero si tienes ya tus productos de temporada, con una buena promoción una semana o dos antes de que la gente acuda en masa a comprar, los previsores tendrán ahí tu promoción disponible, quizás la única vendiendo a buen precio, el lotes o con unos expositores que hacen referencia al nuevo curso.

Pues aunque no lo creas, hay muchos más previsores de los que parece a simple vista. En septiembre son muchas las compras que hay que hacer y si se pueden anticipar pequeñas compras, siempre va a ser bienvenido el poder hacerlo. Y, como el ejemplo del material escolar, hay otros muchos. Ser el primero es bueno y puedes hacerlo si te planificas con suficiente antelación.

Regalos promocionales apropiados

Vete buscando ya los regalos promocionales más apropiados para la campaña de otoño. Uno de los regalos estrella va a ser la mascarilla. Todos vamos a tener que llevarla y al volver de las vacaciones, cuando hemos estado más relajados y llevando modelos desechables en el día que nos resultan más prácticos, querremos contar con otras mascarillas que podamos usar varias veces y que no nos resulten tan costosas a lo largo del mes.

Una mascarilla reutilizable como regalo promocional puede hacer que nuestro artículo destaque especialmente entre el resto. En el ejemplo que vimos anteriormente, con el material escolar, puede ser una excelente idea la de vender un kit de productos para el cole, como lápices y libretas, con una mascarilla de regalo que pueda atraer a los niños y a los más jóvenes.

Seguro que resulta un regalo muy atractivo y que puede suponer la diferencia entre comprar un producto u otro por lo adecuado y necesario que es en estos tiempos. Además, si se acierta con el diseño, podrá ponerse de moda y todos los niños querrán la mascarilla de la marca.

Recuerda, las campañas de otoño comienzan a fraguarse ahora. Deja a un lado el bañador, haz los deberes y vete de vacaciones relajadamente luego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *