Frases publicitarias que pasaron a la historia

No todo son expositores en el mundo de la publicidad, los eslóganes o frases publicitarias también tienen su importancia y algunas han pasado a la historia por su fuerza y su gran éxito. Algunas, ya son parte del vocabulario popular y se utilizan incluso por generaciones que no vieron los anuncios que le dieron origen. Otras, aunque tienen varias décadas a sus espaldas, continúan siendo utilizadas porque la gente todavía reacciona a su mensaje.

promociones 2x1

Vamos a repasar algunas de estas frases y, de paso, descubrir curiosidades sobre algunas de ellas. Un repaso que, seguramente, traerá muchos recuerdos. ¿Cuántas de estas frases has utilizado tú en algún momento de tu vida? ¿Cuántas de estas campañas has visto la primera vez que se emitieron? Vamos a realizar un ejercicio de recuerdo.

Las mejores frases publicitarias

-Just do it (Nike): Aunque parezca que fue ayer, esta frase tiene ya unos cuantos años encima porque se escuchó por primera vez en el 1988. Todavía sigue vigente y continúa formando parte de las campañas publicitarias de la firma deportiva.

Se considera por muchos la mejor frase publicitaria de la historia ya que es corta, contundente y tiene un mensaje con el que muchos son capaces de identificarse de forma rápida y muy positiva. Nadie diría que estaba inspirada en la frase que dijo el primer preso en morir en EEUU tras la restauración de la pena de muerte: Let`s do it.

– Rexona, no te abandona (Desodorante Rexona): Todo un clásico del mundo de la publicidad, un desodorante que, pasara lo que pasara, continuaba a tu lado ¿no era acaso el sueño de cualquiera? El eslogan tuvo un gran éxito y la gente lo repetía, pero además transformó al producto en un éxito de ventas ya que lograron asociar el desodorante a la cualidad de permanencia.

expositores permanentes

-1880, el turrón más caro del mundo: ¿Quién querría publicitar su producto como el más caro de todos? Pues todo hay que ceñirlo al momento histórico, en una época de auge económico y en el que la clase parecía depender del precio de lo que uno se ponía.

La marca sigue hoy en día insistiendo en ser la más cara y, de hecho, a demandado a otras que pretendieron adjudicarse tal honor.

– Sonrisa Profident (Crema dental Profident): Tal fue el éxito de esta frase que a día de hoy sigue siendo el sinónimo de una sonrisa perfecta incluso para quienes no saben cuál es su origen. La crema dental consiguió así convertirse en ejemplo de dentadura blanca y brillante.

– ¿Te gusta conducir? (BMW): La frase fue la continuación de la que anteriormente había sido marca de la casa y que llevaban utilizando durante muchos años “El placer de conducir”. Finalmente, adoptaron esta en el año 1999 y todavía continúa en vigor.

Fue el primer anuncio de una marca de coches en la que no salía el vehículo entero y no se hablaba ni del mismo ni de sus cualidades técnicas, sino que se hacía publicidad de la marca en general. Su originalidad le valió mucho éxito y el anuncio en el que una mano salía por la ventanilla del vehículo fue repetido en cientos de ocasiones.

– Porque yo lo valgo (Loreal): Un eslogan que ha traspasado las barreras de la televisión y la publicidad para convertirse en toda una declaración de intenciones y en una reivindicación de uno mismo. Fue creado para convencer a las mujeres de que se merecían el tinte de la marca Loreal, ligeramente más caro que su competidor inmediato.

Aunque la campaña se llevó a cabo por primera vez en el año 1972, todavía es utilizada por Loreal y la frase es repetida cada día por muchas personas.

-Busque, compare y si encuentra algo mejor ¡cómprelo! (Colón): La marca Colón estaba en crisis y el nuevo director de la firma decidió coger al toro por los cuernos y, desde su despacho, protagonizó la que se considera la mejor campaña de ventas en España. Tuvo un gran éxito a finales de los años ochenta y todavía se recuerda. La frase es muy buena, pero la actuación de Manuel Luque también le dio parte de su encanto.

– Un, dos, tres, picadora Moulinex: no hace falta ni decir a quién corresponde esta frase porque ya va incluido en ella. Todo un manual de instrucciones que iba incluido en el eslogan y que todavía se escucha repetir a pesar de que se pudo ver en la televisión por primera vez en el año 1972.

El eslogan tenía un truco, ya que el motor de la picadora era muy delicado y si se utilizaba más de seis segundos seguidos podía quemarse. Al jugar con los tres toques, se evitaba en gran medida que la gente presionara mucho tiempo el mecanismo, ya que todo el mundo repetía lo que había visto en la publicidad.

Frases publicitarias que pasaron a la historia
¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *