Haz tu San Valentín más rentable

Llega San Valentín e incluso aquellos y aquellas menos románticos no pueden evitar verse contagiados por la influencia del ambiente. Quién más y quién menos acaba celebrándolo aunque solo sea con un regalo humorístico y una cena especial porque en el fondo, a todos nos encanta una buena fiesta sea cual sea el motivo. Y, cuando se está a gusto con alguien, aunque se pueda celebrar todo el año, ¿por qué no darse el gusto en una fecha especial?

Evidentemente, las marcas y los comercios lo saben, lo aprovechan y lo potencian como no podía ser de otro modo. Pero cada vez son más originales en sus propuestas, algo que nos encanta. Los peluches con corazones están muy bien, pero cuando las promociones están un poco más elaboradas y ofrecen algo mejor al consumidor, tienen mucha más aceptación.

san valentín

Por cierto, en San Valentín hay muchos tópicos que hay que evitar porque pueden resultar machistas y ofensivos. No olvides que hoy tanto ellos como ellas regalan y que pueden darse todo tipo de obsequios sin tener que caer en lo mismo de siempre. Y, por supuesto, la invitación a cenar puede ir por parte de cualquiera de los dos.

Sorteos especiales

Los sorteos gustan a la gente y siguen teniendo mucho éxito. Por eso, las promociones basadas en sorteos suelen tener muy buena respuesta por parte de los clientes. Para San Valentín estos sorteos deben de tener un componente romántico  deben de estar pensados para parejas.

Por eso, las cenas especiales, las estancias en hoteles románticos, las sesiones de spa en pareja y las escapadas de fin de semana son los sorteos que tienen más éxito para San Valentín. Son regalos que pueden salir muy económicos y que pueden llevarse a cabo tanto por parte de las marcas como por parte de los comerciantes a modo individual o como asociaciones.

Regalos relacionados

Los regalos relacionados con San Valentín siguen teniendo éxito entre ciertos sectores. Por eso no hay que dejar de tener expositores con bombones, otros dulces o pequeños peluches para los que quieren hacer regalo pero no disponen de mucho presupuesto.

escaparates

Muchas marcas de dulces ya quitan sus expositores propios para esta celebración con cajas que hacen referencia al evento. Es bueno darles un lugar destacado, ya que el plazo para las ventas de San Valentín es más bien reducido y se suelen concentrar todas las compras en poco más de una semana.

Al ser un tiempo tan reducido merece la pena que este tipo de expositores estén siempre a la vista y en lugares en los que el cliente va a verlos necesariamente, como el mostrador o la línea de cajas. En muchos casos, estos regalos se compran de manera impulsiva, no solo para la pareja, sino como un cariño hacia un amigo o una pequeña broma.

Promociones especiales

Muchos comerciantes situados en un mismo barrio se agrupan en asociaciones para ayudarse y potenciarse mutuamente. En estos casos, las asociaciones de comerciantes pueden llevar a cabo promociones especiales por San Valentín. Se pueden encargar expositores especiales para dar a conocer la promoción en todos los establecimientos, con folletos explicativos o con boletos para participar.

Hay muchas maneras de llevar esto a cabo, estas son algunas ideas que hemos visto en algunas asociaciones y que han gozado de mucho éxito en su momento:

  • Por compras superiores a una cantidad determinada el cliente recibe un boleto para participar en los regalos que se van a sortear. Al final, todos los comercios juntan los boletos y se ofrecen diferentes regalos que pueden ser aportados por los comerciantes, además de un premio especial que será el que más llame, como un viaje para dos.
  • Regalos seguros para clientes que cumplan unos requisitos determinados. En estos casos, el cliente puede recoger las bases de la promoción y una cartilla. Lo habitual es que realizando una compra, que puede ser por un importe determinado o no, en cada una de las tiendas de la promoción se le vaya sellando la cartilla. Aquellos clientes que logran juntar sellos de todos los establecimientos reciben un regalo de San Valentín.
  • Cada establecimiento tiene su promoción de San Valentín, pero todos tienen una diferente relacionada con su actividad. Por ejemplo, un gimnasio con matrícula gratis para una de las personas si se acude en pareja, un mesón con tapa especial de San Valentín a precio promocional, una librería con un descuento…
  • Todos los establecimientos adheridos tienen un regalo en común. Cada vez que el cliente acude a uno de estos establecimientos se le obsequia con un regalo mientras dure la promoción. El regalo puede estar ligado a una compra mínima o no. Suele ser algo de poco valor pero que sea atractivo. Puede haber varios modelos para incentivar que la gente repita compras.
Haz tu San Valentín más rentable
¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *