Dale cancha a los buenos propósitos de tus clientes

Con el año nuevo son muchas las personas que comienzan a hacer sus listas de buenos propósitos para el 2018. Si tienes un negocio o una empresa, ¿por qué no facilitar que tus clientes puedan llevar a cabo estos buenos propósitos y, además, sacar rentabilidad?

Muchos expositores de principios de año están dedicados precisamente a estos buenos propósitos. Tras los excesos de la Navidad llega el momento de compensar y de eliminar los kilos de más y por eso todos los productos dietéticos suelen llevar a cabo todo tipo de promociones. Si tu empresa se dedica a la venta de productos dietéticos es el momento de sacar expositores para campañas.

Si tu negocio vende este tipo de productos es el momento de destacar sus expositores, poniéndolos en el escaparate o en los lugares más visibles de la tienda, especialmente al lado de la caja de cobro o en el mostrador. Así se potencian las compras de último momento. Es conveniente que se vea el precio porque al cliente no le gusta preguntar cuánto vale algo para dejarlo luego si no le interesa el precio, sino que prefiere hacer un juicio contando con toda la información.

Cuidarse más está de moda

Está de moda el cuidarse mucho más, dedicarse tiempo a uno mismo ya no se considera algo egoísta, sino necesario. A primeros de año muchos se prometen que se van a cuidar más, que van a usar más productos cosméticos o que van a acudir a masajes y tratamientos. Por eso, si tu empresa o tu negocio están orientados a este tipo de productos es el momento de realizar una gran campaña.

feria

Encarga expositores especiales para este tipo de productos, puedes aprovechar para venderlos a un precio promocional o con un regalo añadido que los muestre más atractivos. En el expositor se debe de destacar la promoción, pero también las propiedades del producto.

En las tiendas, estos productos de estética también deben de estar en lugares destacados. Incluso se puede crear un escaparate especial con el lema “Este 2018, tú eres tu mejor propósito” o algo similar que haga que la persona se sienta más motivada todavía a dar el paso y cuidarse.

Para este tipo de productos funcionan muy bien los lotes para cuidado integral que ofrecen, por ejemplo, la crema facial de día, la de noche y la de contorno de ojos en un solo pack. Estos packs pueden crearse por parte de la marca, como una promoción o por el comercio. Se trata de que de esta manera el cliente se lleve un lote completo de productos a un precio que le salga a cuenta y con un buen margen de beneficios para el comercio.

El momento dorado de los gimnasios, los reyes de los buenos propósitos

Para los gimnasios el mes de enero es el momento de más matrículas junto con septiembre/octubre. Pero cada vez hay más competencia, así que si tu negocio es un gimnasio debes de tratar de promocionarlo al máximo para que sea tu establecimiento el que atraiga a la mayor parte de personas que están interesadas en cuidarse.

También es importante aprovechar este momento con ofertas que mejoran cuantos más meses se contraten. Por ejemplo, si un cliente contrata seis meses de gimnasio le resultará mucho más barato al mes que si contrata solo un mes suelto. Incluso se puede hacer que el contrato sea por un año. Así, el negocio tendrá un cliente seguro durante todo ese tiempo y el cliente conseguirá un precio mucho más atractivo gracias a su permanencia obligatoria.

Pero no solo los gimnasios viven un momento dorado, también los spas y los centros dedicados a la belleza que también pueden asegurar la fidelidad de los clientes que han tenido el impulso de acudir mediante la venta de bonos que salen económicos.

Los bonos por diez sesiones, sean de spa sean de tratamientos, son los más habituales y permiten que el cliente ahorre dinero y que el negocio tenga una clientela asegurada a lo largo del año, logrando unas buenas ventas.

Muchos clientes prefieren estos bonos porque saben que los buenos propósitos de principios de año pueden decaer con el paso del tiempo y así se aseguran que, una vez que han pagado, seguirán haciendo aquello que es bueno para ellos.

Clásicos de esta época de buenos propósitos

Aunque cada vez con menos fuerza, también podemos ver muchos expositores de cursos de idiomas o de coleccionables durante el mes de enero. Ya no tienen tanto mercado porque hoy la mayoría de los cursos se hacen a través de Internet pero no por fascículos, pero continúan teniendo un público fiel que cada año tiene la firme intención de aprender un nuevo idioma o de comenzar una colección para montar un bonito coche clásico.

¿Te ha sido útil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *