Qué es el packaging promocional y cómo se relaciona con los plv

Hoy en día si quieres mantener tu negocio a flote vas a tener que realizar nuevas estrategias en tu empresa o negocio. El packaging promocional es una de esas estrategias de venta que aumentarán tus posibilidades de éxito.

Cientos de productos, empresas y servicios intentan hacer hueco en la mente de las personas con la finalidad de que ese producto sea comprado o ese servicio sea contratado.

Disponer de una adecuada estrategia de marketing te ayudará a destacar entre la competencia y agregar un valor añadido a tu negocio.

El packaging promocional es una herramienta de comunicación. Una propuesta de éxito.

Pero … ¿Por qué?

El packaging promocional te permite renovar la imagen de un producto, usar una estrategia de marketing concreta y acomodarla a una determinada situación. Diferentes opciones que suponen un mundo para que el cliente se sienta atraído a ese determinado producto y servicio y sea una razón de peso para comprarlo.

¿Qué es el packaging promocional?

Al hablar de packaging promocional lo hacemos cuando nos referimos a un packaging que no es habitual dentro de un producto. Se crea con un objetivo concreto o un fin y tiene un periodo limitado en el tiempo. Algunos de sus usos son:

  • El aniversario de una marca.
  • El día internacional de algún evento importante.
  • Una nueva versión del producto.
  • Ofertas.
  • Regalos.
  • Descuentos.

Su objetivo no es otro que incrementar las ventas. Por eso no solo se acompaña de una imagen renovada, sino también de un nuevo expositor que consiga atraer más la atención del producto.

Su influencia en el marketing

Cuando una determinada marca decide escoger un producto determinado y relanzarlo al mercado, el departamento de marketing se pone manos a la obra para saber cuáles son los requisitos que debe tener el nuevo packaging para llegar a impactar al cliente.

Y para todo eso, el envase es clave. Al fin y al cabo, va a ser la presentación del producto. Lo que lo va a dotar de ese factor especial. No importa si vendes en línea o si tienes un punto de venta presencial, el packaging es lo que consigue captar la mirada del consumidor.

Este packaging promocional debe estar alineado con una estrategia de marketing concisa: Debe tener objetivos claros y saber a quién se dirige esta estrategia, los valores que ofrece como marca y cuál es la meta: Vender más, darse a conocer, relanzar un producto…

¿Cómo debe ser un buen packaging promocional?

Un packaging proporcional con garantías de éxito debe incluir:

  1. Un diseño original y creativo. El diseño debe sorprender y ser capaz de llamar la atención por encima de los demás.
  2. Un envase sostenible. Ser sostenibles se ha convertido en todo un accésit para cualquier empresa. Así que a la hora de elegir los materiales de tu packaging recuerda: siempre reciclables.
  3. Una llamada a la acción. Pregúntate ¿Qué quieres que haga con ese producto? ¿Quieres que te conozcan en las redes sociales? ¿Quieres que consulten productos similares?
  4. Un valor añadido. Además del producto debes intentar que el mismo envase tenga una doble función. ¿Una hucha? ¿Un rompecabezas? Deja volar tu imaginación.

¿Cuál es su relación con los PLV?

¿Cuándo ofreces un regalo lo dejas tirado en el suelo esperando que el cumpleañero lo recoja? Algo similar ocurre con los productos que cuentan con un packaging promocional. 

Has cuidado que la imagen del packaging sea atrayente, tenga nuevos colores, un nuevo mensaje, sea capaz de atraer al público o incluso de hacer que personas que hace mucho probaron este artículo, se animen a hacerlo de nuevo. No caigas en el error de exponer esos pequeños tesoros en el lugar incorrecto. Si quieres que el producto llegue a destacar, debes elegir un expositor adaptado para ese fin.

Si por ejemplo lo que quieres es relanzar un producto o dar a conocer una versión limitada, elige un expositor que tenga un mensaje claro. Con unos colores adaptados a esa nueva imagen y una forma que destaque entre el resto de estanterías o expositores.

Marca la diferencia

Si ese mismo producto, totalmente rediseñado, lo colocas en una estantería común, nadie va a saber que se trata de una versión limitada o que es un producto en promoción.

¡Tus clientes no son adivinos! ¿Por qué no elegir un display publicitario donde incorpores folletos informativos y des a conocer este nuevo o renovado producto?

Recuerda: La información es poder y ese valor añadido, acompañado de datos que le ofrezcan valor al cliente, serán todo lo que necesitan para pasar directamente por caja.

 

 

Ahora ya sabes qué es un packaging promocional y cuál es su importancia en una estrategia de marketing. Si ya tienes tu nuevo producto listo para salir a la venta… ¡Contáctanos!

Juntos buscaremos el expositor de cartón que mejor encaje con el producto y sobre todo… ¡Qué lo haga relucir todavía más!

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.