Turrones en octubre: la campaña de Navidad se adelanta cada año más

Solo hay que ir al supermercado para darse cuenta, cada año es Navidad un poco antes a juzgar por la campaña de Navidad que algunas marcas llevan a cabo y que comienza ya en octubre. Junto con los dulces de Halloween ya han llegado a las estanterías de los supermercados algunas marcas de turrón pero, ¿es positivo adelantar tanto la campaña de Navidad?

Pros de adelantar la campaña de Navidad

Adelantar la campaña de Navidad tiene puntos a su favor, como los que vamos a ver:

-Dar salida al stock del año pasado. Es algo que sucede en muchos supermercados. Comienzan en octubre la campaña de Navidad pero no lo hacen por las marcas, sino por ellos mismos, sacando a la venta el stock que les ha quedado del año anterior y que caduca en diciembre, generalmente. Esto puede ser bueno para algunas marcas, pero no todas quieren entrar en este juego y por eso retiran sus stocks al acabar la campaña de Navidad.

-Aumentar las ventas con las compras que algunas personas hacen de manera anticipada. Hay quienes prefieren hacer las compras de Navidad con tiempo para que de esta forma recaigan en tres nóminas diferentes. De esta manera, comienzan a comprar los regalos, los mariscos y las carnes más caras y también los dulces y las bebidas en octubre. Así, pueden tener todo comprado a los mejores precios con tiempo suficiente y guardar parte de la paga extra para las rebajas. Al poner a la venta los productos con tanta antelación estas personas más previsoras pueden comprar estos dulces antes y, seguramente, en mayor cantidad que si los adquieren todos juntos.

-Ir creando la necesidad de comprar los dulces. Muchas personas no compran los dulces de Navidad hasta diciembre, pero al verlos en las estanterías se va creando esa necesidad. Es más fácil acabar picando y que incluso los que tienen una voluntad fuerte adelanten cada año un poco más las compras… y el comenzar la primera tableta de turrón.

-Da más tiempo a corregir una campaña que pueda ser errónea. Un slogan mal escogido, una promoción que no tiene éxito o un regalo promocional que no impacta… A veces estas cosas ocurren incluso cuando se ha puesto toda la carne en el asador para la campaña. Si esto sucede en octubre aun queda tiempo para rectificar una vez que se haya detectado que la campaña de Navidad actual no funciona.

-No perder terreno ante la competencia. Si varias marcas de la competencia adelantan la campaña de Navidad esto fuerza a que el resto también lo hagan para no perder terreno y poder competir en las ventas anticipadas. No obstante, hay marcas que juegan la carta de “hacerse esperar”, algo que solo pueden permitirse aquellas con un nombre muy fuerte en el mercado.

Contras de adelantar la campaña de Navidad

Adelantar en exceso la campaña de Navidad también tiene sus contras, como vamos a ver a continuación:

-Los productos dejan de verse como navideños. Un producto que se ve en las estanterías desde octubre hasta comienzos de febrero deja de ser navideño y pasa a ser estacional. La gente deja de asociar turrones, mazapanes, polvorones y otros productos similares con las fiestas y los asocian con la llegada del otoño, lo que puede hacer que pierdan gran parte de su esencia.

-Los compradores pueden acabar buscando opciones más originales para las fiestas. Si todo el mundo se ha cansado ya de comer dulces navideños durante los meses de octubre y noviembre, al llegar la Navidad tendrán poco de originales. Por eso, cada vez es más frecuente que la gente que acude invitada a una casa lleve bombones, pasteles u otros productos que, si bien los hay todo el año, no están tan repetidos estas fechas. Y eso lo saben los fabricantes que ya han comenzado a apostar por promocionar cajas de bombones navideñas o tartas congeladas con referencias a estas fechas.

-Se pierde la sensación de estar ante una campaña especial. Una de las cosas que hace especial a la campaña de Navidad es precisamente que siempre ha sido una campaña corta. Muchas personas se permiten deslices en su dieta y tomar productos con tantas calorías como los turrones o los polvorones porque es algo que solo se toma durante un par de semanas al año. Si se pierde esta sensación de estar ante una campaña especial se pierde parte del sentido de la campaña de Navidad y esto puede perjudicar las ventas.

-Seguramente, se deje de comprar el producto antes. Y no solo el producto que hemos lanzado de forma adelantada, sino los productos navideños en general. Si hasta hace poco lo normal era que el día de Reyes fuera la última fecha en la que los dulces navideños formaban parte de los postres familiares, ahora ya es frecuente que se dejen de comprar tras el Año Viejo porque al llevar ya varios meses consumiéndolos se produce una cierta sensación de cansancio. En Reyes ya es frecuente que el chocolate con churros sea la merienda especial junto con el roscón, pero sin otros postres navideños a mayores.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *