Decoración de escaparates que triunfan

Hemos hablado más de una vez sobre la importancia que tiene para cualquier negocio el que haya una buena decoración del escaparate. El escaparate es una pieza fundamental en el marketing de cualquier tienda, ya que es lo primero que va a ver el cliente y lo que determinará que este pueda o no entrar al negocio.

Si el escaparate no es capaz de incitar al cliente a entrar y ver qué más se ofrece en el interior o da una idea equivocada de aquello que se puede encontrar dentro, no estará cumpliendo con su misión.

escaparates

Conscientes de esta importancia, en PLV podemos ayudarte a decorar tu escaparate con diferentes elementos como tótems, expositores y también vinilos para decoración y publicidad. Con estos elementos podrás conseguir aumentar tus ventas y también mejorar la imagen que proyectas de cara a tus clientes.

Para tu negocio nuevo, la primera impresión

Un negocio nuevo necesita presentarse ante todos los que pasen por delante. En principio, un negocio que comienza cuenta con una baza muy importante que debe de aprovechar: la curiosidad de quién lo ve.

Todos nos fijamos dos veces cuando vemos un establecimiento nuevo en nuestro barrio, pero precisamente, esta primera impresión es muy importante porque determinará si vamos a entrar o no. Y, ¿qué es lo que hace que nos decidamos?

  • El tipo de negocio. Evidentemente, esto es importante. Si no necesitamos en ese momento el tipo de productos que se venden no vamos a entrar, pero eso sí, si el lugar nos parece interesante lo tendremos presente para el momento en el que podamos precisar de lo que ofrecen.
  • ¿Qué nos ofrece? El escaparate debe de dejar claro qué ofrece el comercio en su interior. Por eso, debe de tener una buena representación de los productos y esta representación debe de ser ordenada y atractiva. Aquí juegan un importantísimo papel los expositores, capaces de mostrar de una forma muy atrayente todo lo que está a la venta sin dar sensación de espacio abarrotado.
  • ¿A qué precios se ofrece? En más de una ocasión hemos hablado de la importancia de que los escaparates dejen ver precios. Hay excepciones, como la ropa de lujo, pero lo normal es que la gente sepa si se encuentra ante un establecimiento caro o no antes de entrar. ¿De qué le vale al negocio que entre mucha gente a preguntar por una cosa expuesta si nadie la compra porque es demasiado cara? Tener los precios fuera, especialmente las mejores ofertas, invita al cliente a entrar a por ellas y, de paso, poder ver otras cosas que se ofrecen en el interior.

escaparates

Los expositores con precios de oferta destacados son un buen elemento promocional en el escaparate de cualquier negocio.

Para negocios maduros, renueva tu imagen

Si tu negocio lleva ya tiempo en el barrio pero no acaba de despuntar o está estancado en ventas quizás sea el momento de darle un buen cambio de imagen y una de las mejores formas de hacerlo es con un escaparate rompedor y diferente que haga que la gente se pare a verlo con otros ojos.

El problema de los negocios que llevan tiempo ahí es que han perdido ese interés de los nuevos y si el escaparate es siempre muy parecido, ya ni siquiera se detienen a mirarlo. Eso hace que la gente que ya acude al negocio y esté contenta siga haciéndolo pero que no se crezca en número de clientes y en caja.

Un diseño de escaparate totalmente diferente, más moderno, con expositores renovados y con vinilos que puedan llamar todavía más la atención del cliente puede ser el detonante que lleve a un aumento de las ventas y a que clientes que no se habían planteado entrar en la tienda lo hagan.

Si se apoya el cambio de imagen con alguna promoción especial anunciada con vinilos decorativos, el resultado puede ser todavía más fuerte. Por ejemplo, muchos establecimientos cierran un par de días para pintar y recolocar el interior y celebran la “reapertura” con un cambio de imagen mucho más fresco y un descuento de un tanto por ciento especial durante una semana. O regalando algo a todos los clientes que hagan una compra.

Este tipo de promociones suelen atraer mucho a la gente que, como mínimo, que acercarán a ver cómo ha cambiado la tienda y qué es lo que tienen en oferta en el escaparate. De este modo es más fácil que la gente entre.

Otro truco muy bueno es que la reapertura se celebre invitando a la gente a tomar un piscolabis. Muchos se acercarán atraídos por lo que se está haciendo y de paso conocerán la tienda. Quizás ese día no se hagan grandes ventas, pero se habrá conseguido que la gente hable de la tienda, la vea y conozca todo lo que se le ofrece.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *