Expositores de vida corta

Hemos hablado largo y tendido en este blog sobre los diseños de los expositores y algunas veces también sobre sus materiales. De esta vez, vamos a dejar un poco de lado el diseño y vamos a centrarnos en qué se utiliza para su fabricación. Vamos a hablar de expositores de vida corta como los opuestos a los permanentes. Hay también otros expositores intermedios que veremos en otro artículo y que, sin estar pensados para durar años, sí tienen previsto quedarse en la tienda durante largas campañas.

expositores

Expositores para ferias

Muchos de los clientes que solicitan expositores los quieren para acudir a ferias. Pero no para una sola feria, sino para ir a una serie de ferias durante el año. Dependiendo de la actividad del cliente, puede acudir a un gran número de eventos en cuyo caso necesitará o bien cambiar de expositores cada cierto tiempo o bien comprar expositores de tipo permanentes, o puede que vaya a tres o cuatro ferias a lo largo del año.

El uso de los expositores va a ser corto si se juntan los días de utilización del mismo, pero van a ser días de uso muy intenso. Lo más inteligente es combinar diferentes tipos de expositores para conseguir ahorrar costes y conseguir el mejor rendimiento. Los expositores de gran tamaño, como los tipo tótem deben de realizarse en materiales resistentes y de calidad. Sobre todo porque no solo se van a utilizar en la feria, sino que también deben de poder desmontarse, plegarse y volver a montarse y estar impecables.

Los expositores pequeños pueden ser expositores de un solo uso que, al acabar la feria, se depositen en el contenedor de reciclaje ahorrándose el tener que transportarlos nuevamente. Serían expositores muy baratos, con materiales económicos y pensados para resistir bien la feria pero no para usarse de nuevo.

stands de carton feria

Expositores para campañas puntuales

Los expositores para campañas puntuales están pensados para una campaña corta en el tiempo, por ejemplo un lanzamiento o una promoción de una revista en un determinado mes. Su uso es intenso pero en un periodo de tiempo corto y por eso debe de tener ciertas características interesantes:

-Debe de serlo suficientemente resistente para durar el tiempo que se prevé que dure la campaña. No se van a reponer expositores en una campaña corta, así que hay que crear un expositor capaz de soportarla teniendo en cuenta el tiempo de duración y el tipo de artículos que vaya a soportar.

También es muy importante tener en cuenta cómo se van a utilizar estos expositores. No es lo mismo un expositor en el cual el cliente solo va a coger el artículo que quiere que uno en el cuál se pueden hacer pruebas o para coger el artículo hay que tirar o hacer algún tipo de presión que puedan dañar el expositor a corto plazo.

-Debe de ser un expositor barato. Hay que economizar bien en las materias primas. No vale la pena un expositor caro si la campaña va a durar solo un par de semanas, como puede ser un lanzamiento de una revista, ya que lo que sucedería es que los posibles beneficios de las ventas se verían reducidos por la inversión que hay que hacer.

promociones

El expositor tiene que contar no solo con un buen diseño, también debe de tener el tipo de cartón que necesita para que salga a cuenta y para que resista. La elección de un buen material es tan importante como la de un buen diseño y el trabajo de los diseñadores de expositores también está en saber ahorrar costes a sus clientes dándoles justo lo que necesitan sin gastar de más.

Expositores de un solo uso

Los expositores de un solo uso hacen, por lo general, una doble función. Son la caja en la que se transporta el producto y, a posteriori, se usan también como expositor en tienda. Uno de los ejemplos más claros son las cajas de chucherías como chicles y caramelos que hay al lado de muchas cajas de cobro.

Estas cajas se abren por un troquelado y se convierten en expositores que tienen todos los elementos de un expositor normal: nombre del producto, fotos, colores llamativos, etc

Son expositores realizados en un cartón tan fino y tan poco resistente que una vez que se vacía, no sirve para rellenar y muchas veces ya acaba deteriorada solo por el hecho de que los clientes metan la mano para coger los productos. El cartón de baja calidad en el que están realizadas no impide que pueda imprimirse y resultar atractivo durante su corta vida.

Una vez que la caja ya no tiene uso se tira al contenedor del papel para su posterior reciclaje. Con este tipo de contenedores se ahorra cartón ya que una misma caja realiza dos funciones, la de contenedor para transporte y la de expositor.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *