Expositores semipermanentes

Los expositores semipermanentes no son expositores pensados para durar como los permanentes que hemos visto y que en muchos casos son mobiliario de la tienda. Pero tampoco son expositores efímeros. Sus diseños deben de permitir que el expositor dure incluso varios meses, soportando así campañas completas.

expositores para fruta y verdura

En algunos casos, se puede echar mano de este tipo de expositores para campañas de duración corta, pero que precisa expositores especialmente resistentes ya sea por el tipo de artículos que van a soportar o porque van a ser manipulados por muchas personas y no se quiere que tengan un aspecto deteriorado antes de que se retiren.

Las campañas más conocidas como las rebajas, las campañas de Navidad o las de San Valentín utilizan frecuentemente este tipo de expositores, sobre todo porque cada vez comienzan antes y duran más tiempo, precisando de expositores más fuertes para su fin.

Expositores de cartón con metal

Los expositores que combinan cartón con metal normalmente lo hacen en el formato de perchas. Esto es, son expositores realizados en cartón pero que contienen perchas metálicas de las cuales cuelgan los productos, que suelen tener un envase adaptado para poder colgarse fácilmente.

Son expositores pensados para que se puedan mostrar varios productos diferentes a un tiempo y también sea posible reponerlos rápidamente. No solo habrá un gran número de artículos colgados a un tiempo, sino que es muy sencillo comprobar cuántos quedan y cuándo es preciso poner más, lo que facilita mucho el trabajo de reposición.

Pueden ser expositores de cualquier tamaño, desde pequeños de mesa si los artículos no son muy grandes hasta tótems para contener un gran número de cosas. En cualquier caso, el cartón debe de ser fuerte ya que se supone que van a estar sometidos a una manipulación constante por parte de los clientes, que podrán coger los artículos que deseen ellos mismos, verlos en la mano y volver a dejarlos si no les interesan o si cambian de opinión.

Uno de los ejemplos más frecuentes de este tipo de expositores son los de las medias de invierno. Expositores de cartón con perchas para las medias que se reponen durante la temporada. Al finalizar la misma, se retiran los expositores ya que la siguiente campaña se utilizarán otros para que resulten novedosos y más llamativos.

Expositores de cartón con metacrilato

El metacrilato se utiliza de forma tradicional para la fabricación de estantes en expositores. Esto les da una mayor fuerza y durabilidad. De esta manera, la estructura interior del expositor, la base y los estantes, serían de metacrilato. Mientras que los laterales, la parte trasera y la parte superior que sobresale y en la que se suelen ver los reclamos publicitarios, es de cartón.

El coste de estos expositores se reduce comparándolo con aquellos que están realizados exclusivamente en plásticos. Y no hablamos tan solo del coste del material sino también de lo que puede valer serigrafiar el cartón o hacer lo propio con metacrilatos. El cartón permite serigrafía y también troquelado, lo que hace que los resultados de los expositores sean mucho más variados y bonitos.

Uno de los ejemplos más claros de este tipo de expositores son los expositores de mesa de productos de belleza en los que el armazón es de cartón pero la base es de metacrilato para que puedan colocarse cajas más pesadas y para que se puedan limpiar en caso de que los probadores dejen manchas alrededor al ser utilizados por los clientes.

Expositores de cartón reforzado

En algunas ocasiones no es necesario utilizar ningún material a mayores para lograr expositores de cartón de gran duración. Solo hay que optar por cartones reforzados de gran calidad. Es el caso de los que se utilizan para la fabricación de tótems publicitarios. Es un cartón de más calidad, normalmente corrugado y de gran grosor. En algunos casos puede tener a mayores una película protectora, como un barniz o un ligero plastificado.

Este cartón puede soportar grandes pesos y también roces y uso constante manteniéndose en buenas condiciones durante mucho tiempo. Por tanto, es un tipo de expositor perfecto para campañas largas que pueden durar incluso toda una temporada. Es el caso de los expositores para determinados materiales escolares que se venden durante todo el curso y que, aunque sus campañas comienzan en septiembre, van a estar presentes en papelerías hasta que llegue el verano.

Por supuesto, no nos referimos exclusivamente a los expositores tótem, sino que también los expositores de sobremesa pueden fabricarse en este tipo de materiales para que resulten mucho más duraderos y se puedan rellenar tanto como sea necesario. Así, se consigue ahorrar costes al no tener que usar expositores nuevos cada vez que se vacían. El material del interior puede trasladarse en cajas de gran formato y se consigue así utilizar una menor cantidad de cartón.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *