Expositores especialmente decorativos

Los expositores no tienen por qué ser necesariamente elementos para que la gente coja el producto, sino que pueden formar parte de la decoración de los establecimientos tal y como hemos visto en otros artículos. Pero en este, nos vamos a referir especialmente a los expositores que tienen un plus de decoración. Su función es hacer que un determinado producto se venda más, por supuesto, pero también aporta al local en el que se coloca, lo que hace que sea más fácil que quieran mostrarlo.

expositores carton empack

Aunque podríamos ver muchos ejemplos diferentes, nos hemos centrado en tres que son muy representativos y que ayudan a entender este concepto de expositor. Es importante señalar que aunque en muchos casos están fabricados en materiales alternativos, también es posible realizarlos en cartón cuando se trata de campañas cortas. Pero siempre deben de adaptarse al lugar en el que van a ser vistos. Por ejemplo, en un escaparate de una joyería un expositor de cartón no va a destacar ni va a dar la impresión de lujo que se desea, por lo que sería más adecuado utilizar otros materiales para lucir el producto.

Expositores para bares

Las bebidas alcohólicas no se pueden publicitar en muchos espacios. Por eso, es muy importante la publicidad que de ellas se realice en el lugar de venta. Muchos bares basan su decoración en regalos promocionales de las marcas que llegan a funcionar como verdaderos carteles promocionales.

Pero en el caso de los expositores, también se puede encontrar su espacio. Por ejemplo, un expositor en el que se vea una botella de la bebida a promocionar junto con un bonito vaso. La botella, que generalmente es muy representativa, puede ser suficiente reclamo. Pero si además esa botella puede encenderse para verse en la oscuridad, será todavía mejor ya que muchos de estos locales son nocturnos.

El cliente, al llegar a la barra, verá de frente el expositor con la botella iluminada y llamará su atención, recordándole esa marca en concreto y pudiendo hacer que se le apetezca. Una buena manera de incentivar ventas en este tipo de locales. Incluso los expositores pueden estar en estanterías y lugares fuera de la barra para que lleguen a más personas y resulten más llamativos. Trabajos originales a medio camino entre el expositor típico y el merchandising que funcionan muy bien.

Este tipo de expositores llegan incluso a ser motivo de colección por muchos amantes de la marca, por lo que hay que ponerlos a buen recaudo en los bares a fin de que no desaparezcan, una prueba más de que son todo un éxito y que realmente llaman la atención del público.

Expositores para joyería

Las piezas de joyería o los relojes de alta gama se venden mejor si lucen todo su encanto de una forma que los haga destacar individualmente. Por eso, los expositores para este tipo de establecimientos suelen hacer que destaquen de un modo especial y muy lujoso.

El expositor tipo de una joyería suele tener como fondo la imagen de un famoso o famosa que se encarga de promocionar la marca y que luce la pieza. En primer plano, un ejemplar de la joya o del reloj para que se pueda ver en todo su esplendor.

Está demostrado que las piezas que se muestran de esta forma suelen tener un mayor éxito ya que por una lado, la imagen de la persona famosa es un reclamo muy importante en las ventas y, por otro, la verse tan destacada, la pieza entra mucho más por los ojos que las que se pueden admirar en medio de otras muchas que pueden ser bastante parecidas entre sí.

Expositores de moda

Las cosas entran por los ojos, tal y como todos sabemos. Por eso, cuando en una colección de ropa una pieza en concreto se convierte en protagonista en un expositor, las ventas de esa pieza van a subir por las nubes. Por ejemplo, una colección de pañuelos para el cuello con un expositor con la foto de una modelo, la cabeza tamaño natural y en su cuello uno de los pañuelos de la colección.

Ese pañuelo, que se verá más que el resto, seguramente sea el elegido por un porcentaje de gente mayor que cualquier otro de los que hay en el expositor pero que no son tan visibles. El motivo es que la gente ve el pañuelo, puede apreciar como queda y le resulta más llamativo que el resto. Ese pañuelo es el que atrae su atención y por eso, al llegar, es el que busca.

No obstante, evidentemente también va a ser un reclamo respecto al resto de los pañuelos del expositor. Un buen truco en este caso está en cambiar el pañuelo cada cierto tiempo, de modo que todos se vayan publicitando y vayan así vendiéndose por igual.

Expositores especialmente decorativos
¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *