La impresión sobre el cartón de expositores

La impresión del cartón de los expositores es una parte muy importante del proceso de creación del expositor. De poco va a servir un diseño perfecto y muy bien creado que se vea ideal en la pantalla del ordenador si luego nos vamos a encontrar con que el resultado en la mano difiere mucho de los colores que hemos visto en la prueba.

expositores carton empack

Por eso mismo, además de dejar que el cliente vea en la pantalla lo que hemos creado, siempre les ofrecemos la posibilidad de ver un expositor modelo para que puedan comprobar que la impresión y el trabajo final son idénticos a lo que les mostramos en el ordenador y que controlamos la impresión al igual que el resto de procesos que dan lugar a nuestros expositores. Por supuesto, también estamos al tanto de las nuevas tendencias para este 2020 y sabemos cómo tenemos que llevarlas a cabo.

Se llevan los colores muy vivos y llamativos

Los colores intensos, llamativos y que hacen que la mirada se fije en ellos siempre han sido muy utilizados en la publicidad porque ayudan a que la gente se fije en el producto. Pero además, este año que comienza van a estar de moda, por lo que vamos a poder utilizar los colores flúor o especialmente fuertes sin miedo a que queden excesivos. Pero cuidado, para que el expositor no acabe perdiendo su esencia hay que saber utilizarlos en la dosis correcta según lo que sea que se va a anunciar.

A veces, menos es más y para resaltar algo no es necesario que todo el expositor tenga un tono flúor, es suficiente con que lo tenga la estrella en la que está puesto el precio, por ejemplo, y que destacará así del resto que puede ser de una tonalidad más suave. Esto hará que las miradas se centren en el precio, lo que es muy positivo cuando este es el valor a destacar y lo que realmente es clave en la campaña que se está haciendo. Se puede utilizar el mismo truco para destacar cualquier otra cosa o información.

Conseguir que estos colores tengan la intensidad deseada y queden muy bien en el conjunto del expositor, es cuestión de un buen proceso de impresión capaz de jugar con distintos tonos sin que se vean mezclados, difuminados o deje de leerse lo que se quiere resaltar. Una impresión de calidad utilizará estos colores para logra que el expositor se vea mejor y nunca pierda fuerza.

Consigue los mejores tonos metalizados

Una de las tendencias para este año 2020 en cuanto a colores para impresión son los tonos metalizados. Hay muchas maneras de conseguirlos pero la más económica es recurriendo a tintas que tienen pigmentos especiales que le dan este tipo de matices a los expositores. Las tonalidades metalizadas no solo están de moda en impresión, también en otros sectores de la moda, como el calzado o incluso el interiorismo del hogar. Esto hace que las personas las tengan presentes en su mente y que las busquen porque las asocian con lo moderno, lo actual y lo más chic.

Jugando con esta asociación mental, se usan los tonos metalizados para conseguir llamar la atención del posible cliente de dos formas muy concretas: por lo llamativos que son estos tonos en sí mismos y por la asociación que el cliente hace. Un ejemplo más de cómo juega con la mente de las personas el marketing y cómo aprovecha cualquier espacio, incluso los colores de moda en otros campos, para conseguir atraer a la gente que recorre las grandes superficies, las cuales siempre ponemos de ejemplo por ser el terreno más difícil para captar la atención de cualquier persona debido a la gran cantidad de productos que se ofrecen y que tratan todos ellos de atraer.

Disfruta con un expositor con dibujos en 3D

Imagina un expositor con dibujos o fotografías que parezcan salirse del mismo cartón. ¿No crees que eso llamaría definitivamente la atención de cualquier comprador? Estos efectos se consiguen de varias maneras. La primera y más elaborada es gracias a los efectos fotográficos o a la forma en la que se realiza el dibujo. Otro truco más sencillo consiste en troquelar el cartón para potenciar el efecto en tres dimensiones.

En cualquiera de los casos, es importante que el efecto que se consiga sea de calidad. Cuando se juega con la fotografía y con la impresión se hace para expositores que van a estar un tiempo a la vista y que van a tener cierta durabilidad, ya que son de calidad y tienen un precio un poco más elevados. El truco de troquelar se emplea más bien en los expositores que se van a utilizar por poco tiempo y que se tiran una vez que quedan vacíos. En cualquier caso, es un truco que funciona y que consigue llamar la atención del cliente.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *