Lleva tus promociones a la playa

Llega el verano y la gente, cuando tiene la oportunidad, acude a la playa, al río o a la piscina. Cualquier lugar en el que poder tomar el sol y disfrutar del frescor del agua es válido para pasar una tarde de calor de una manera amena y divertida. ¿No sería fantástico que tus promociones fueran a la playa y se dieran a conocer justo donde más gente hay?

Evidentemente, alquilar un anuncio en primera línea de playa no es algo que esté al alcance de todos pero sí que hay formas de conseguir que las promociones se den a conocer en estos lugares y os vamos a proponer algunas ideas que podrían aumentar las ventas estas vacaciones.

Promociones y expositores de cartón

Una de las maneras más efectivas de llegar a las playas y lugares de ocio en verano es mediante los regalos promocionales. Los hinchables para el agua, los parasoles, los cortavientos, las gorras o las camisetas son algunas de las cosas que más fácilmente se usarán en estos ambientes y que, además, ayudarán a dar propaganda de la marca.

Son regalos muy baratos en algunos casos y que atraen a muchos compradores. Muchas personas, ante varias marcas similares, eligen siempre aquella que les ofrece un regalo y si este regalo tiene una utilidad prácticamente inmediata, mejor que mejor.

Los expositores de cartón tienen gran importancia en estas promociones ya que en el propio expositor tiene que figurar la posibilidad de conseguir ese regalo. Cuando más fácil sea conseguirlo y más inmediato resulte, más atractivo será. Por ejemplo, la gente prefiere un hinchable para niños que se de al comprar el producto antes de un regalo más sofisticado pero para el que hay que ir juntando puntos en una cartilla.

expositores para helados

En el expositor de cartón pueden figurar las fotografías de los regalos que se pueden conseguir, que siempre es mejor que sean diferentes para incentivar a coleccionarlos. En algunos casos, debido a los diferentes valores de los regalos, pueden utilizarse para animar al consumidor a comprar más productos. Por ejemplo, si se adquiere una unidad, el regalo serán unos manguitos para el niño, pero si se compran tres unidades, se regala una camiseta con un bonito diseño.

Cuanta más información haya en el expositor mejor, y mejor todavía si esta está acompañada de imágenes de gente en la playa, en la piscina o en el campo usando los regalos de una forma muy lúdica, ya que llamarán mucho más la atención.

Promociones a pie de playa y expositores

Es otra de las maneras de llevar una promoción a la playa, ofreciéndola allí mismo. En este caso hablamos de productos que se van a vender exclusivamente en un puesto de los conocidos como chiringuitos de playa.

Para que estos puestos coloquen el expositor que les ofrecemos este debe de ser muy atractivo, vistoso y, a la vez, no ocupar mucho sitio. Por eso, los expositores en los que se pueden colocar un gran número de productos suelen ser los favoritos y los que mejor funcionan en estos lugares, ya que les hacen la función de estanterías y de zona de almacenaje.

Los expositores de cartón, sobre todo los de un solo uso, también son muy útiles porque no tienen que cuidarlos y, teniendo en cuenta que son lugares en los que se suele atender a la gente rápidamente y de manera muy inmediata, lo mejor es no tener que estar con cuidado con las cosas.

Tal y como decíamos antes, deben de ser expositores muy llamativos y con buenas promociones que resulten atractivas, sean por sus regalos sean por el precio. Teniendo en cuenta que en este tipo de locales los precios suelen ser un poco más altos que en tiendas normales, los precios fijados suelen funcionar bien, ya que el consumidor tiene la seguridad de que no está pagando de más por el producto y que le costaría igual en cualquier otro lugar. El cliente puede estar dispuesto a pagar algo más por una bebida fría a pie de playa o por un helado, pero tal vez no quiera pagar más por caramelos o por otros artículos que no son tan necesarios y que pueden esperar para comprar en otro lugar.

En este tipo de locales las promociones con regalos también funcionan bien, sobre todo en los artículos para los más pequeños. El 2×1 también es una buena manera de vender en chiringuitos, porque lo habitual es acudir en familia, grupo o en pareja y siempre se van a adquirir varias unidades.

También puede intentarse una promoción especial para llevar a este tipo de establecimientos productos que no no se encuentran de manera habitual en ellos pero que pudieran tener su público, como libros de bolsillo, cremas protectoras o teléfonos móviles básicos de los conocidos como desechables.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *