¿Son importantes los estudios de marketing?

En alguna ocasión, en artículos publicados hemos hablado de estudios de marketing como un paso previo a la creación de una promoción y de sus correspondientes expositores de cartón o de otros materiales. Pero, ¿hasta qué punto son importantes estos estudios de marketing?

Estos estudios son tan importantes que las marcas más prestigiosas no lanzan un producto sin realizar estudios previos para saber cómo será recibido y si tiene un nicho de mercado lo suficientemente amplio como para justificar la inversión que hay que realizar para sacarlo al mercado.

Todos los detalles pueden ser importantes para que un producto alcance el éxito y los especialistas en marketing se encargan de estudiar todos estos factores. Para eso, se basan en aspectos tan diferentes como la psicología del cliente, los casos de éxito que han existido previamente y también en los fracasos más sonoros, analizando sus causas y cómo se podrían haber evitado.

No hay ciencias exactas y por eso hay productos que pese a tener un gran respaldo y unos estudios de marketing previos, acaban fracasando. A veces, porque coinciden en el mercado con una dura competencia que se hace con ese nicho de ventas y, a veces, porque se pretende extrapolar estudios realizados en un país a otros y el comportamiento del consumidor varía mucho según la zona en la que viven.

Estudios de marketing para nuevos lanzamientos

¿De que vale lanzar un nuevo producto si no se promociona debidamente? Todos sabemos que lo que no se conoce, es como si no existiera a nivel de ventas. Y por eso promocionar un lanzamiento es fundamental. Pero también lo es lanzarlo de la manera correcta para llegar al público potencial del producto.

muestras gratis

Pero, ¿cuál es el público potencial de un producto? ¿Cómo podemos llegar a este público? Para saber todo esto se realizan estudios de marketing encaminados a saber qué tipo de campaña puede tener una mejor respuesta.

Por supuesto, los expositores son muy importantes en este tipo de campañas y por eso, muchos de estos estudios de marketing se encargan también del diseño de los expositores. De hecho, en nuestra empresa tenemos especialistas en diseño con conocimientos de marketing.

Estudios de marketing para cambios de imagen

Las grandes marcas saben lo importante que es cambiar la imagen de sus productos cada cierto tiempo. Renovar un producto es uno de los trucos más básicos de marketing y cualquier persona con estudios en la materia lo conoce. Ni tan siquiera es necesario realizar cambios en el producto, solo con modificar su envase y su apariencia puede aumentarse el atractivo y llamar a un público más joven que, tal vez, no había mostrado interés por una marca “clásica” hasta el momento.

Antes de cambiar la imagen de la marca lo habitual es encargar un estudio de mercado para que grupos representativos de pontenciales consumidores o consumidores del producto opinen sobre distintas opciones que se les ofrecen y cómo las perciben. De esta manera, podrá tomarse una decisión que, al menos sobre el papel, está encaminada a ser mucho más exitosa.

Cuando se realiza un cambio en la imagen del producto hay que realizar una fuerte promoción para poder promocionarlo y presentarlo y que todo el mundo se entere de cómo se ha modificado. Por eso, hay que encargar también nuevos expositores de cartón que reflejen la nueva imagen del producto y que, además, hagan una clara referencia al cambio que se ha producido.

Estos expositores pueden hacer referencia a la nueva imagen, a la nueva composición o a cualquier otro cambio que se haya incorporado como novedad. Los colores suelen jugar una importante baza en este tipo de cambios de imagen. Un buen ejemplo en este sentido es la marca Pepsi. Esta marca siempre había utilizado el rojo y el azul como sus colores claves, pero se decidió a apostar por el azul como color principal de sus envases para diferenciarse con un solo vistazo de Coca-Cola.

Estudios de marketing para saber qué promociones funcionarían mejor

Normalmente, este tipo de estudios de marketing no se realizan para un producto en concreto, sino que lo lleva a cabo una empresa que vende diferentes marcas o productos. Sirve para analizar el comportamiento del consumidor y saber qué promociones les gustan más según el tipo de artículos que piensan adquirir.

De esta manera, pueden sacar conclusiones sobre hábitos de compra y también sobre la respuesta psicológica del comprador ante las promociones. Por ejemplo, mucha gente reacciona más positivamente ante una oferta 3×2 que ante una oferta con un descuento equivalente por unidad porque el hecho de llevarse un producto gratis les hace percibirlo, psicológicamente, como algo más positivo.

Gracias a estos estudios grandes empresas saben cómo llevar a cabo campañas para distintos productos según su valor, el sector de público al que se dirigen o incluso la época del año. Pero este tipo de estudios de marketing suelen ser difíciles de realizar para pequeñas empresas.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *