7 trucos de marketing para pequeños comercios

El pequeño comercio se resiste a desaparecer y todavía sigue jugando un papel muy importante en nuestro día a día. Muchas personas hacen sus compras de comida diarias en pequeño comercio de barrio y solo acuden a centros comerciales para las grandes compras de productos que pueden salir más económicos al adquirirlos en grandes formatos. Parte de la ropa también se compra en este tipo de establecimientos. Pero, sobre todo, los pequeños comercios especializados son los que tienen más éxito y atraen a más clientes. Veamos algunos trucos de marketing especialmente pensados para ellos.

1) Los expositores de mostrador

Los expositores de mostrador son los más importantes en el pequeño comercio, donde los grandes expositores no tienen demasiado espacio para poder ser colocados. En el mostrador, justo donde la gente guarda el turno para ser atendidos, pueden colocarse bastantes productos que se pueden ver, tocar, mirar con calma, etc. En ocasiones, son los únicos con los que el cliente puede interactuar, por lo que juegan con ventaja respecto a los que están más lejos y que tendrían que pedir si quieren ver atentamente cuáles son sus ingredientes o su forma de uso. Aunque se debe cuidar su aspecto, no resultan tan útiles por ser llamativos sino por su colocación en esa zona tan importante de la tienda.

¿Quieres saber más trucos que hemos utilizado en nuestros proyectos? Sigue leyendo.

2) Las tiras de impulso junto a la caja

Las tiras de impulso también funcionan en este tipo de comercios. La mejor situación es junto a la caja o en las zonas en las que se espera para ser atendido o para abonar la compra. Siempre tienen que guardar relación con lo que se vende en la tienda y deben de ser, preferentemente, productos de bajo coste para que el cliente no se lo piense demasiado antes de comprarlos. Tiene que ser una reacción inmediata entre verlo, apetecerles o darse cuenta de que lo necesitan y tirar para tenerlo ya en la mano justo antes de pagar la compra.

3) Expositores personalizados.

La imagen de la tienda también es importante, por eso son varias las marcas que ofrecen a estos pequeños comercios expositores personalizados, que combinan la marca y la imagen de la tienda. Este tipo de expositores sirven para todos los productos de la marca y ayudan a que la tienda tenga una personalidad más definida. A la vez, consiguen para la marca el tener un lugar destacado garantizado para sus productos, consiguiendo así que las ventas de los mismos aumenten respecto a los que no son tan visibles. Un trato que vale para ambas partes y que beneficia a todo el mundo.

campañas con expositores

4) Trato muy personalizado

Si hay un truco de marketing realmente efectivo este es el buen trato al cliente. En una pequeña superficie tal vez no puedan competir con los precios de las grandes áreas o con la enorme variedad de productos que ofrecen. Pero si la persona que está al frente del negocio conoce a fondo los productos con los que está trabajando, puede ofrecer un servicio muy especializado y un trato personalizado que el cliente no va a recibir en las grandes áreas de ventas. Una buena manera de diferenciarse del resto y conseguir un estilo propio que haga la tienda reconocible.

5) Un experto en promociones, ¿por qué no?

El personal con promociones no siempre tiene que ir necesariamente a grandes establecimientos. Se han hecho campañas en pequeños comercios con mucho éxito. La clave está en anunciarlas previamente para que los clientes sepan que va a estar un comercial ofreciendo regalos por compras de una marca en concreto. Esto hará que planifiquen sus compras para acudir ese día y conseguir el regalo, participar en las promociones o probar el producto. Se trata de mover a la gente para que acuda al establecimiento porque una vez que están allí es más fácil que acaben comprando algo.

6) Ofertas específicas para este tipo de comercio

Las promociones de las grandes marcas suelen ser genéricas. Pero de vez en cuando se realizan ofertas específicas para el pequeño comercio, las cuales son muy de agradecer por estos establecimientos. La oferta no tiene por qué implicar una bajada en el precio, pero puede incluir, por ejemplo, un regalo promocional para el cliente. Una especie de incentivo para que se acuda al comercio de barrio ayudando de esta manera a incrementar las ventas de estos establecimientos, que a veces tienen una enorme presión de las grandes superficies para poder continuar.

7) El apoyo incuestionable del escaparate

Como ya hemos comentado en el artículo de 7 trucos de marketing para escaparates, los escaparates son vitales para poder conseguir que los posibles clientes entren al establecimiento. Lograr eso es el primer paso para que compren y por eso es tan importante cuidarlo. Tanto que algunos establecimientos son famosos por sus escaparates y la gente acude a propósito solo para verlos.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *