Expositores de tótem en ferias

Los expositores de tótem en ferias juegan importantes papeles a la hora de dar a conocer productos, ayudar a promocionar el stand o servir como puesto de información en sí mismos. Te lo contamos todo en este artículo que dedicamos exclusivamente a este tipo de expositores de cartón de gran tamaño y su uso en las ferias promocionales de los diferentes sectores.

Facilidad de transporte de los expositores de tótem

Un tema que hemos tratado con frecuencia es la facilidad de transporte de los expositores de cartón, incluso los tótems de gran tamaño. Estos se pliegan hasta quedar convertidos en una plancha lisa que se puede llevar en el coche sin dificultad. Incluso aquellos que son muy altos pueden montarse en varias piezas que se insertan para que la longitud del cartón no dificulte su almacenamiento y no haya que cortarlos o doblarlos.

stands de carton feria

Están perfectamente diseñados para que, sea cual sea el sistema de transporte, solo plegados o en piezas, una vez montados tengan una gran resistencia y queden perfectos. Siempre están pensados para el peso que tienen que soportar y para el tipo de material que van a contener, por lo que no hay problema con ello.

Facilitan encontrar el puesto

Otro tema que también hemos tocado en más de una ocasión pero que nos parece realmente importante. Cuando estamos en una feria a veces es difícil diferenciar un puesto de otro ya que todos tienen una forma similar. Por eso, los expositores tótem, cuando se permiten, son una fantástica referencia que ayuda a que todos aquellos que estén buscando el stand en concreto que hemos puesto puedan localizarlo sin problemas.

En algunos casos, se permite colocar tótems en algunos puntos de acceso funcionando estos como una segunda oficina, ya que no solo indican en que stand está el puesto, sino que también pueden proporcionar folletos e información para muchas personas que quizás, de otro modo, ni llegarían a ver el puesto porque no saben que está ahí o no conocen la marca.

Se trata de llegar a todos los posibles clientes o al menos a tantos como podamos, y si los tótems facilitan las cosas pues bienvenidos sean. Su tamaño los hace más visibles y permiten jugar con el color, con la información impresa y también con la forma para poder colocar todo tipo de cosas en ellos y aun así, quedar siempre a la altura de la gente.

Los expositores de tótem permiten llevar mucho material en su interior

En la ferias es necesario tener mucho material a mano pero a veces los stands son diminutos y no dan demasiadas alternativas de almacenamiento. En estos casos, la persona que lleva el puesto tiene que desplazarse al coche cada vez que se queda sin folletos o sin material para poder reponer. Si está solo o sola, lo que sucede es que el stand tiene que quedar solo o cerrar el tiempo que le lleve coger el material.

Los expositores tótem permiten almacenar una gran cantidad de cosas en su interior, ya sean folletos ya sean bolsas o incluso objetos que se tengan para regalar o para vender. Es como tener un armario de grandes dimensiones en el stand que permite aprovechar el espacio a lo alto y no solo a lo ancho.

Gracias a este tipo de expositores es posible tener todo el material que se necesita para un día o al menos para media jornada sin tener que ir a reponer. Todo dependerá del flujo de personas pero, desde luego, las posibilidades son mucho mayores.

Pueden ser un puesto en sí mismos

Hay ferias que tienen horarios realmente agotadores ya que no cierran en todo el día. En ocasiones, quienes acuden a la feria no pueden contar con personal para turnarse en el puesto, sino que van ellos mismos y están al pie del cañón tantas horas como pueden, aunque lógicamente deben de parar para comer.

Un expositor de tótem no es igual que tener a una persona, pero cuando no hay nadie más para hacer el trabajo pueden ser unos suplentes válidos ya que en el tótem puede quedar toda la información sobre el negocio, loferis folletos más importantes y las tarjetas de visita. Incluso puede haber un teléfono al que llamar si alguien necesita hablar de algo en concreto para fijar una cita tan pronto como sea posible y que la persona acuda al stand en minutos.

Este tipo de expositores son una alternativa también cuando hay mucha gente alrededor del puesto, ya que al tener un tótem con la información, todos aquellos que solo quieren recoger folletos para verlos con calma en sus casas más tarde podrán hacerlo sin esperar colas, dejando que el personal del stand se encargue de quienes quieren hablar, resolver dudas o incluso informarse para contrataciones.

¿Te ha sido útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *