Nuevas campañas, nuevas oportunidades

Dicen que lo que unos ven como una crisis otros lo ven como una oportunidad. Y no se trata de “oportunismos” sino de tener una actitud positiva ante los contratiempos y luchar para salir adelante contra viento y marea y, si es posible, reforzados.

Tener esta actitud ante la vida es fundamental para superar momentos complicados no solo a nivel personal, sino también como sociedad. Por eso puede ser bueno enfocar los cambios que estamos viviendo desde un punto de vista constructivo, sin restar gravedad al momento.

¿Y cómo se puede hacer esto desde el punto de vista de las campañas promocionales y de las promociones en lugar de venta? Habría que comenzar diferenciando entre los negocios que han tenido que ponerse en pausa y aquellos que continúan trabajando en este momento.

Negocios en pausa: Tiempo para reprogramarse

Vivimos un momento delicado en el que muchas campañas van a tener que reestructurarse sobre la marcha porque el calendario va a modificarse. Se han aplazado celebraciones que suponían una gran afluencia en muchas tiendas y negocios. Y el cierre obligado y responsable de tantos otros, también hará que haya que reorganizar la agenda personal de cada establecimiento.

Pero hay que afrontar el futuro con optimismo y empezar a pensar ya en cómo vamos a recuperarnos tras esta crisis sanitaria. Con más fuerza que nunca habrá que organizar campañas que sean optimistas y que hagan que la gente levante el ánimo y se sienta bien una vez que pueda volver a salir a la calle con normalidad.

Cuando suceden cosas como esta, los mensajes positivos son los mejores para que la gente recupere la confianza. Y es un granito de arena que muchas empresas pueden aportar para que todo el mundo pueda sentirse un poco mejor.

Ahora, a ser posible desde casa y mediante el teletrabajo, es el momento de comenzar a pensar en qué campaña será la primera que se lance cuando se recupere la normalidad, algo que seguro que vamos a lograr muy pronto.

Aprovechar este tiempo considerándolo una oportunidad para poder sacar adelante una nueva campaña sin el estrés que normalmente acompaña a este tipo de trabajo puede ser una buena manera de plantearse las cosas .

Y, quizás, la clave para retomar con mucha fuerza el trabajo normal, repletos de buenas ideas y con una estrategia bien definida para recuperar el tiempo perdido en ventas y ganar impulso. Dicho de otro modo, plantearse esto como tiempo extra para la creatividad.

Negocios al pie del cañón

Para todos aquellos profesionales que continúan al piel de cañón en el sector del comercio, como farmacias o tiendas de alimentación, lo primero ¡Gracias por estar ahí! Y gracias también a todos los que con su trabajo, como es el caso de los transportistas, lo hacen posible.

Seguirán necesitando envases y expositores para todos los productos. Garantizando así que todo llegue correctamente a las tiendas y que estas tengan el mayor aspecto de normalidad posible. Porque la normalidad en estos momentos es importante y muy necesaria.

Las campañas que se habían propuesto para estas fechas pueden seguir en vigor en muchos casos, sobre todo las que no están vinculadas con ninguno de los acontecimientos festivos o celebraciones que han sido canceladas.

feria

Es también el momento de repasar todos los lanzamientos previstos y evaluar cada uno de ellos para ver si toca o si es preferible un pequeño aplazamiento. En cualquier caso, hay que dar el último toque a todas las campañas que se mantienen y sustituir aquellas que se van a modificar, por lo que toca trabajar a tope para que la rueda no se pare.

La temporada primavera verano

Para los sectores que trabajan por estaciones, llega ahora la temporada de primavera verano. Y sabemos que esto es algo que no se va a detener. La primavera llegará y las campañas para recibirlas tienen que estar listas y bien organizadas. Más ahora que se contará con un pequeño margen de tiempo extra, por ejemplo, en el sector textil.

Es el momento de estudiarlas, retocarlas en lo que pueda ser necesario hacer cambios y asegurarse de que todo está perfectamente listo para comenzarlas con toda la fuerza de la que cada uno se sienta capaz para remontar lo que se pueda haber perdido en la pretemporada o en el final de la temporada de invierno.

Un pequeño retraso en el comienzo de las ventas de primavera no tiene por qué suponer un estancamiento, sino un pequeño retroceso para coger impulso y continuar con mucha más fuerza y ganas una campaña más tardía, sí, pero no exenta de ánimo y de ganas de que sea triunfal.

¿Te ha sido útil?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *